Malicia

La malicia es una actitud que denota la maldad e implica la presencia de una conducta negativa en el sujeto, carente de bondad, afecto y caridad hacia el entorno físico y humano que lo rodea. Así, puede entenderse a la malicia como una tendencia consciente y deliberada a hacer el mal, sin tomar en cuenta las consecuencias negativas que suelen acarrear este tipo de conductas, ya que lo que se persigue es siempre la concreción de los objetivos propios.

Para decir que una persona ha obrado con malicia deben reconocerse en la acción dos aspectos distintivos. En primer lugar, un acto de maldad no es el fruto del azar sino que se encuentra siempre solventado por la puesta en práctica de una estrategia elaborada de manera minuciosa y con antelación, estrategia que en muchos casos pone en juego la astucia del individuo. En segundo lugar, la desobediencia deliberada de los valores éticos y morales que rigen en una comunidad suele caracterizar a un hecho de maldad.

Malicia

Comúnmente, la malicia y la maldad son sinónimos que se emplean para referirse a toda aquella persona que carezca de bondad, es decir, de la cualidad característica de los individuos que están inclinados a hacer el bien, y para designar a quienes se ubican por fuera de los valores éticos. De este modo, puede considerarse malicioso a todo aquel ser humano que no está dispuesto a brindar su ayuda a quienes más lo necesitan ni demuestra compasión por todos los que se encuentren sufriendo a su alrededor.

De acuerdo a lo que expone el filósofo griego Platón en su Teoría de las Ideas, existen dos modos de conocer la realidad. Por un lado, existe una realidad inteligible, formada por las Ideas, que es de naturaleza original, eterna e inalterable frente al cambio; mientras que, por otro lado, este mundo expresa su contracara en una realidad sensible, formada por las cosas, que es de carácter imitativo, perecedero, corruptible y vulnerable a la destrucción y al cambio.

Según el filósofo, las Ideas se encuentran asociadas con lo verdadero, puesto que se rigen por el conocimiento y sobreviven en tanto y en cuanto sea su esencia la que se tome en cuenta. Dentro del mundo de lo inteligible, el Bien es la Idea que encabeza y jerarquiza al resto de las concepciones, que son perfectas y positivas. Por el contrario, las cosas están vinculadas con el engaño, ya que se rigen por la «doxa» (opinión). Así, Platón asegura que todo lo malo se encuentra asociado con el mundo sensible.

Asimismo, el concepto de maldad también se encuentra plasmado en algunas normas jurídicas vinculadas a la libre expresión, como es el caso de la Doctrina de la Real Malicia o Actual malice. Conforme a esta teoría, la sanción a individuos que han promulgado calumnias o injurias sobre personalidades del ámbito público sólo será efectiva en tanto y en cuanto logre probarse que ese individuo ha profesado sus enunciados con auténticas malas intenciones y no por desconocimiento de la realidad.

Sinónimos de malicia

maldad, astucia, perversidad

Antónimos de malicia

bondad, amabilidad, benevolencia

Etiquetas:m

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *