Saltar al contenido

Caridad

La caridad es la actitud o sentimiento que lleva a alguien a interesarse y ayudar a las personas necesitadas. También se considera a la caridad una virtud del cristianismo la cual consiste en amar a Dios y al prójimo. En este sentido, la caridad es un tipo de amor desinteresado que surge con el deseo de dar a los demás sin esperar nada a cambio.

El cristianismo cuenta con la caridad, la fe y la esperanza como las tres virtudes teologales. De esta manera, los cristianos aman a Dios sobre todas las cosas y al prójimo por amor a Dios. Así, la caridad supone que todas las acciones que realizamos surjan de este amor a Dios y al prójimo.

Teniendo esto en cuenta también se emplea la palabra caridad para referirse al auxilio que prestamos a los necesitados. Lo que significa que cuando hacemos una acción desinteresada en favor de otra persona estamos haciendo una obra de caridad. Por ejemplo: “Mi mamá dedica sus tiempos libres a la caridad ayudando a los vecinos más necesitados”.

La caridad es una virtud cristiana de amor a Dios y al prójimo.

Por eso también se suele asociar la caridad con la filantropía, este otro concepto se refiere al amor por la humanidad. Lo que significa que las personas que se dedican a la filantropía aman a los seres humanos y prestan su ayuda para ayudar a quienes lo necesitan. Esta ayuda se realiza de forma desinteresada, es decir que no espera nada a cambio por ello.

Entonces, tanto la caridad como la filantropía se pueden realizar de forma individual, grupal o a través de una organización destinada a ese fin. Las personas que se dedican a la caridad y la filantropía regularmente pueden llegar a formar organizaciones con estos fines. Por medio de estas organizaciones se puede realizar caridad formalmente recibiendo donaciones y organizando eventos para recaudar fondos, entre otros.

A efectos más prácticos también podemos llamar caridad a las limosnas que le damos a los pobres. Se trata de una actitud solidaria ante la necesidad y el sufrimiento ajeno donde buscamos ayudar con lo que tenemos a mano. En este sentido la caridad se basa en dar nuestro tiempo o dinero para mejorar un poco la vida de quien lo necesita.

La caridad en la sociedad

A nivel social se nos incentiva a ser generosos y caritativos con los demás, a veces incluso se la considera una responsabilidad social. Sin embargo, la caridad no debería ser una obligación sino más bien una voluntad sincera por ayudar. En algunos casos la caridad se encuentra institucionalizada desde el mismo Estado que lo usa como estrategia política.

Cuando la caridad se usa como instrumento político, el Estado tiende a darle todo tipo de bienes y ayudas a los más necesitados. Sin embargo, esta caridad no resulta del todo desinteresada ya que el Estado espera el apoyo de esta gente. Además, cabe señalar que esa caridad es posible gracias a los aportes y el trabajo de otros sectores de la sociedad.

Con esto último nos referimos a que, los fondos que usa el Estado para la caridad proviene de los impuestos que pagan los demás. Si bien la caridad del Estado permite equilibrar la situación de las personas con pocos recursos, lo ideal sería que no dependan solo de la caridad. Con esto queremos decir que deberían poder revertir la situación y devolverle a la sociedad lo que recibieron.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.