Haters

El término haters ha adoptado gran popularidad en los últimos tiempos con el apogeo de la vida virtual. Como suele suceder con muchas palabras que se incorporan al vocabulario cotidiano, se trata de un término inglés. La palabra haters es el plural de hater, un sustantivo que se traduce como odiador.

Dentro de internet, se denomina haters a aquellos individuos que se expresan dentro de la plataforma con hostilidad. Por lo general suelen actuar en las redes sociales como Twitter o Facebook, pero también lo hacen en otros sitios tales como foros, blogs y chats.

Cualquiera puede ser hater en la webHaters

Los haters se caracterizan por seguir sistemáticamente a aquellas personas o tópicos por las que sienten desprecio. Suelen ser muy ofensivos con sus comentarios.

¿Cuáles son los objetivos principales de los haters?

Si bien cualquier asunto publicado en internet puede convertirse en blanco de los haters, hay ciertas preferencias habituales. Los haters suelen dedicarse a crear controversia en cuanto a los temas de actualidad, por ejemplo. Por más que se trate de un tema sensible, nunca falta uno o más haters que se expresen con odio en los comentarios.

Otra de las debilidades de los haters son los famosos o figuras públicas. En este caso, los haters se valen de las burlas y los comentarios despectivos. En gran cantidad de ocasiones, caen en la difamación de la persona en cuestión. Esto tiene como fin desprestigiar al individuo, aunque también arremeten contra los fans de dicho individuo.

La fórmula “Haters gonna hate” resume a la perfección el espíritu de los haters.

Como el objetivo primordial de los haters es el de atacar aquello que detesta, cualquier excusa es buena. Desde las prácticas religiosas, pasando por los gustos musicales hasta las afinidades políticas. Los haters no dejan de seguir aquello que no les gusta, por el contrario, están pendientes para expresar su odio. Esto implica muchas veces el racismo, elitismo, aporofobia e inclusive violencia de género.

¿Son lo mismo haters y trolls?

Es habitual que se utilice el término troll como sinónimo de hater para designar a aquellas personas que se dedican a insultar, difamar y ofender en la web. Pero lo cierto es que si bien tienen cierta similitud, no se trata de lo mismo y se diferencian esencialmente unos de otros.

El troll es aquella persona que ve un posteo y comenta algo desagradable sin medir consecuencias y con el sólo fin de aparecer y destacar. No tiene un interés particular en debatir ni en observar las reacciones que genera, puede decirse que lo hace para molestar solamente.

En cambio el hater está convencido de la veracidad de sus afirmaciones y recurre a cualquier tipo de agresiones para justificar su punto de vista. Estas personas se empecinan en humillar, refutar y degradar a aquello que no les gusta. Sienten especial placer en lograr su cometido, ejemplo de esto son los casos de ciberacoso.

La clave para lidiar con los haters

Tal y como decíamos anteriormente, el fin mismo del hater es odiar y hacer público ese odio. La única manera de combatir este tipo de agresiones es ignorarlos. Sabiendo que el objetivo de los haters es generar malestar y humillación y que se alimentan de las reacciones que generan, lo mejor es no prestarles atención.