De Significados
Conocimiento

¿Qué es un análisis?

Un análisis hace referencia a un tipo de examen delimitado que hacemos de algo para conocer y describir sus características. Cuando realizamos un análisis buscamos conocer el objeto de estudio en profundidad y hasta sacar ciertas conclusiones de este examen. Durante el análisis puede suceder que se estudie el objeto deconstruyendo las distintas partes que lo componen.

Características y usos del análisis

La palabra análisis también puede referirse al examen químico de alguna muestra orgánica o inorgánica. En este caso, el análisis busca determinar la naturaleza de dicha muestra así como las proporciones de las sustancias que la constituyen. Un análisis de este tipo bastante común sería el de sangre donde se enumeran las distintas propiedades observadas.

Por otra parte, el análisis se puede definir como la acción de desmenuzar algo para estudiarlo. De esta manera podemos conocer y tener una idea más clara acerca de su naturaleza, significado y funciones. En este sentido, el análisis se puede efectuar tanto para estudiar un objeto como una persona o bien una situación.

El análisis es un tipo de examen minucioso para conocer y describir el objeto de estudio.

Hay numerosos tipos de análisis y este tipo de examen se utiliza tanto en estudios científicos como con fines sociales. Por ello también podemos realizar un análisis desde un enfoque formal o bien realizarlo de manera informal. Esto depende siempre de lo que pretendemos analizar y los objetivos que persigue el propio análisis.

Tipos y ejemplos de análisis

El análisis se utiliza en todo tipo de disciplinas y ramas científicas, desde las ciencias naturales hasta las sociales e incluso las ciencias exactas. Así, un análisis matemático se dedica a estudiar las variables matemáticas que presenta cierta operación y cómo interactúan para llegar a su solución.

Otros tipos de análisis pueden ser el bursátil que se centra en el comportamiento económico y los movimientos de la bolsa financiera. El objetivo de este tipo de análisis trata de entender los factores que influyen en los flujos monetarios y cómo impactan en la economía. También existe el análisis informático que se centra en los componentes y operaciones relacionados al funcionamiento de un sistema de computación.

El análisis bursátil atiende el comportamiento económico y los movimientos de la bolsa financiera.

Además de los ejemplos ya mencionados podemos mencionar otros tipos de análisis. En materia de comunicación, por ejemplo, existen distintas tipologías de análisis como el análisis del discurso. Este tipo de análisis se basa en el estudio de discursos verbales que ocurren en presentaciones públicas. Incluso podemos mencionar el análisis artístico que se trata más bien de la interpretación subjetiva de una obra de arte.

Cuando analizamos los elementos que conforman una oración verbal a ese análisis se lo llama sintáctico. También podemos mencionar el análisis psicológico que ocurre cuando alguien recurre a terapia. O bien podemos hablar del análisis financiero que se lleva a cabo en una empresa para conocer el estado económico de la organización.

Otro análisis muy común es el que realizan los médicos para determinar nuestro estado de salud o diagnosticar alguna enfermedad. Mediante este tipo de análisis el médico chequea síntomas que sirvan para identificar la dolencia o enfermedad que nos aqueja. Para ello puede hacer ciertas preguntas y realizar un chequeo general que puede complementarse con algún estudio adicional.

Métodos de análisis

Antes mencionamos diferentes tipos y ejemplos de análisis que se realizan en diversas disciplinas. Pero el análisis también se trata de un método de investigación que adopta distintos enfoques de acuerdo al objetivo o uso que se le de. De esta manera, podemos mencionar los siguientes métodos de análisis:

  • Análisis cuantitativo. Es el tipo de análisis que se basa en las cantidades, proporciones o volúmenes que se pueden observar o contar de su objeto de estudio. El análisis cuantitativo se utiliza en los estudios estadísticos, por ejemplo.
  • Análisis cualitativo. A diferencia del anterior, el análisis cualitativo prioriza la calidad, las características y hasta el comportamiento de sus objetos de estudio. Por ello, este tipo de análisis se utiliza principalmente en las disciplinas sociales y humanísticas.
  • Análisis estructural. Este tipo de análisis se interesa en la estructura de su objeto de estudio. Esto significa que analiza su parte externa, las medidas o parámetros que pueden afectar el resultado. Debido a sus características, este tipo de análisis se emplea en diversas disciplinas como en la arquitectura e incluso en la narratología, por ejemplo.
  • Análisis exhaustivo. Así como el estructural se queda con lo externo, el exhaustivo desglosa su objeto de estudio para estudiarlo mejor. En este sentido, el análisis exhaustivo separa los componentes de algo para agotar todas las opciones y variables de estudio.
  • Análisis experimental. Aquí se busca reproducir un fenómeno natural en condiciones controladas, por lo general en un laboratorio, para analizar y estudiar mejor su proceso y características. El análisis experimental se utiliza principalmente en las ciencias naturales.
  • Análisis formal. Se trata de un análisis que se interesa más bien por el conjunto o la forma del objeto de estudio y no tanto por su contenido o particularidades. En este sentido, el análisis formal suele interesarse por el origen y el contexto de sus objetos de estudio.
  • Análisis teórico. Este tipo de análisis se caracteriza por examinar los conceptos fundamentales sobre un tema o fenómeno.

¿Qué es el análisis de datos?

Un análisis de datos consiste en el estudio exhaustivo de información recolectada para obtener conclusiones que ayudan a las organizaciones a tomar decisiones. Se trata del análisis e interpretación de datos para resolver algún problema. En este tipo de análisis se somete a los datos a diferentes operaciones empleando diversas herramientas.

Esta clase de análisis se utiliza sobre todo para obtener datos e indicadores estadísticos sobre el fenómeno u objeto de estudio. Los análisis de datos pueden ser de dos tipos que ya hemos mencionado antes, cuantitativo o cualitativo. Un análisis cuantitativo analiza información numérica para elaborar estadísticas exactas. El cualitativo, en cambio, cuenta con datos textuales y complejos, como las opiniones de las personas sobre algún tema.

El análisis de datos consiste en realizar un examen exhaustivo de la información recolectada.

Para realizar un análisis de datos se emplean diversas herramientas pertenecientes a distintas disciplinas como: la econometría, la estadística e incluso las matemáticas. De la econometría se emplean herramientas como el análisis de regresión, por ejemplo. De las estadísticas, métricas como la desviación típica, la media o la mediana para analizar el comportamiento de una variable. También se suelen emplear gráficos para analizar los datos como los histogramas, los gráficos de torta, entre otros.

¿Qué es un análisis de procesos?

Además de los métodos de análisis antes mencionados cabe mencionar el análisis de procesos. El análisis de procesos se trata de una metodología que describe una serie de pasos que conforman un proceso. En este sentido, el análisis de procesos busca identificar oportunidades que permitan mejorar cómo se opera.

Esta metodología sirve para que las organizaciones evalúen los procesos que realizan y así ver lo que funciona y lo que no en sus operaciones. Por otra parte, con el análisis de procesos se puede simplificar la forma de trabajo con menores costos. Es decir, esta metodología les permite rediseñar sus procesos, identificar problemas y oportunidades para mejorar sus operaciones y servicios.

Lo ideal en un análisis de procesos es analizar cada uno de los pasos para ver cuáles tienen valor y cuáles no. Con un análisis de procesos se pueden eliminar o reducir aquellos pasos que resultan negativos. A la vez que se pueden reforzar aquellos que funcionan bien para sacarles mayor provecho. Esto ayudará a que la organización asegure y mejore su competitividad en el entorno.

El análisis de procesos busca identificar etapas de una operación que se puedan mejorar.

De este tipo de análisis se pueden obtener datos numéricos que indican los tiempos del proceso, los montos que se pierden, las personas involucradas y los costos requeridos.

Pasos para realizar un análisis de procesos

  1. Identificar los procesos. En primer lugar se deben considerar aquellos procesos que puedan generar algún problema. Esto sirve para corregirlo, mejorarlo o bien eliminarlo de la operación. Los procesos que se seleccionan para mejorar son los que no cumplen los objetivos que la organización estableció.
  2. Elegir el equipo de trabajo. Una vez que se identifican los procesos a mejorar se debe seleccionar a las personas encargadas de analizar y revisar dichos procesos. Lo ideal en este paso es seleccionar a personas relacionadas o que conozcan estos procesos. El equipo de trabajo debe contar con alguien que lidere el grupo, un ejecutivo con la capacidad de tomar decisiones, trabajadores familiarizados con el proceso y otros trabajadores que se involucren con las mejoras.
  3. Confeccionar un diagrama de procesos. Un diagrama de procesos permite visualizar con facilidad y forma gráfica el proceso a mejorar. Este diagrama también señala las funciones y tareas de cada miembro del equipo. En este momento se pueden definir las fechas de inicio y cierre del análisis.
  4. Familiarizarse con el estado del proceso. Es el momento para conocer cómo se desarrolla el proceso. Esto permitirá descubrir las posibles mejoras que se le pueden hacer al proceso para obtener mejores resultados. Aquí importa conocer las opiniones de los trabajadores involucrados, revisar los datos numéricos, el objetivo del proceso y los posibles obstáculos que lo afectan.
  5. Establecer las mejoras. Una vez que se conoce el estado del proceso se deben determinar los aspectos a mejorar. Estos aspectos a mejorar deben relacionarse directamente con los objetivos del proceso.
  6. Rediseñar el proceso. El último paso es rediseñar ese proceso con las mejoras establecidas. Toda la información que se obtuvo durante el análisis servirá para elaborar el rediseño del proceso. Como ya mencionamos, el rediseño debe enfocarse en el logro de objetivos y si estos se cumplen el análisis será exitoso.

¿Qué es el análisis literario?

Un análisis literario consiste en analizar los diferentes elementos de una obra independientemente del autor y sus intenciones. En este sentido, cabe señalar que la teoría literaria contemporánea considera que una obra literaria es un mundo autocontenido. De esta manera, la obra pertenece a la cultura y al lector independiente de su autor.

Entonces, a la hora de realizar un análisis literario el autor pasa a segundo plano y lo que importa es el contenido de la obra. Es decir, el análisis supone desarmar la obra para estudiar los elementos que la conforman. Este tipo de análisis se realiza dentro de los estudios literarios y se centra en obras de diferentes géneros literarios.

Lo principal a tener en cuenta a la hora de hacer un análisis literario es la lectura en sí. Nos referimos a que, si vamos a analizar una obra literaria, debemos leerla atentamente y atendiendo sus diferentes partes. Esto permitirá realizar un mejor análisis, aunque seguramente haga falta leer la obra más de una vez para analizarla a consciencia.

El análisis literario consiste en examinar los diferentes elementos de una obra literaria.

Además de la lectura atenta, otras recomendaciones a tener en cuenta a la hora de analizar una obra literaria son: Subrayar con diferentes colores las acciones y dichos de los personajes, las descripciones de tiempo y lugar. También sirve resaltar citas importantes, anotar las características e ideas de los personajes, hacer gráficos sobre la estructura o las relaciones de la obra.

Elementos que entran en el análisis literario

  • Tipo y tiempo de la narración. El tipo de la narración hace referencia a cómo se narra la obra. Puede estar narrada con diálogos, describir los acontecimientos, puede ser un monólogo e incluso puede estar narrada de forma epistolar. El tiempo narrativo tiene que ver con el momento en que se contextualiza la historia, si transcurre en un único tiempo o en varios, puede tener un presente y un pasado, por ejemplo.
  • Voz narrativa. Se refiere al tipo de narrador presente en la obra, esta puede estar narrada en primera persona, en tercera impersonal, en tercera testigo o bien una tercera persona omnisciente.
  • Verso o prosa. Aquí se atiende la forma en que está escrita la obra, ya sea en verso como en la poesía o en prosa como un relato. Aunque esto no quiere decir que no existan obras que combinan ambas formas.
  • Tema principal. Se trata del conflicto principal que presenta la historia, lo que enfrenta o relaciona a los personajes. Las obras literarias suelen tratar sobre historias de amor, alguna aventura o la búsqueda de algo, una amenaza, algún conflicto armado, una tragedia o incluso un misterio.
  • Temas secundarios. Además del tema principal se suelen incluir otros temas que se desarrollan a la par.
  • Subtexto. Es un tema secundario que se desarrolla de forma no explícita en la obra.
  • Argumento literario. De esta manera se puede resumir la obra, es decir, señalar el inicio, nudo y desenlace de la historia.
  • Protagonistas. Son los personajes principales de la historia, por lo general se trata del héroe y el antihéroe, por ejemplo.
  • Personajes secundarios. Se trata de otros personajes que acompañan o rodean a los protagonistas.
  • Lugares dramáticos. Este es el espacio donde se desarrolla la historia, puede ser un lugar físico o imaginario.
  • Opinión personal del lector. Aquí se incluyen las impresiones o reflexiones personales del lector acerca de la obra. Si bien un análisis literario busca ser objetivo, se pueden añadir opiniones o reflexiones que estén fundamentadas.

Preguntas frecuentes

¿Qué es un análisis?

Un análisis es el examen delimitado que se hace de alguna cosa para conocer y describir sus distintas características.

¿Para qué sirve un análisis?

El objetivo de un análisis apunta a conocer en profundidad el objeto de estudio para resolver un problema o sacar conclusiones sobre el tema.

¿Cuáles son los métodos de análisis?

Existen diferentes métodos de análisis de acuerdo al objeto de estudio o el objetivo que se persiga. Así podemos mencionar los siguientes métodos de análisis: Cuantitativo, cualitativo, estructural, exhaustivo, experimental, formal y teórico.

Formato para citar

"¿Qué es un análisis?". En: De Significados. Disponible en: https://designificados.com/analisis/ Consultado: 21 de julio de 2024.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *