De Significados
Psicología

Enojo

El enojo se refiere a la emoción que sentimos cuando algo nos enfada o causa molestias. Por lo general, el enojo suele ser provocado por alguna falta de obediencia, obligación o respeto. Así, el enojo es un sentimiento de irritación o molestia que puede llegar a ser un tanto violenta.

De esta manera, el enojo surge debido a algún estímulo o situación interna o externa que nos molesta. En este sentido, el enojo puede focalizarse en algún estímulo o referente determinado o bien darse de forma general. Como tal, el enojo se trata de una de las respuestas primitivas e instintivas del ser humano.

Con respecto a esto último, el enojo puede surgir en situaciones amenazadoras y puede presentarse con ciertos síntomas físicos y mentales. Estos síntomas pueden ir preparando tanto al cuerpo como a la mente en caso de violencia. Aunque no siempre se actúa con violencia ante el enojo, también puede presentarse como indignación o resentimiento.

El enojo es una reacción, física y/o mental, ante algo que nos molesta.

Esta palabra deriva del término innoiare del latín que significa causar aborrecimiento. También se la suele relacionar con el sentimiento del odio con expresiones sobre ser odiado. Se cree que esta palabra llegó al idioma español de la mano del cristianismo originalmente como enoyar.

En este sentido, el término enojo vinculado con el cristianismo tiene que ver con los pecados capitales. Como el enojo es una reacción negativa, se relaciona con el odio y la violencia, se creía que podía generar otros pecados. Sobre todo si consideramos que ante sentir enojo siempre existe la posibilidad de actuar con violencia.

Antes mencionamos que el enojo puede presentar síntomas físicos y mentales, las manifestaciones físicas suelen ser las más distinguibles. Entre ellas podemos decir que el enojo se lee o expresa fácilmente con las expresiones faciales y el lenguaje corporal. Pero otra forma de percibir el enojo es cuando evoluciona a cualquier tipo de agresión física.

Síntomas y formas en que se manifiesta

Además de las que ya hemos mencionado, el enojo también se traduce en la forma en que percibimos las cosas. También suele influenciar el autocontrol y la objetividad a la hora de observar lo que sucede alrededor. Por lo general el enojo supone cierta impaciencia y perder los nervios con facilidad, por eso percibimos e interpretamos las cosas de otra forma.

El enojo también puede causar los siguientes efectos fisiológicos al organismo: Aumentan los niveles de estrés, presión sanguínea, respiración y ritmo cardíaco. El cuerpo se prepara para luchar o huir, se incrementa la producción de adrenalina, se tensan los músculos y el cuerpo se pone rígido. Esto último puede llegar a provocar contracturas o incluso fatiga.

Si bien el enojo es una reacción instintiva y natural a ciertos estímulos y situaciones, no debemos dejar que nos domine. Sobre todo considerando sus posibles consecuencias resulta necesario aprender a controlar el enojo. La idea es más bien lograr que el enojo no se vuelva dañino o destructivo para nosotros y los que nos rodean.

Formato para citar
"Enojo". En: De Significados. Disponible en: https://designificados.com/enojo/ Consultado: 14 de mayo de 2024.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *