Saltar al contenido

SWIFT

SWIFT es el acrónimo correspondiente a Society for Worlwide Interbank Finantial Telecomunication. Así, Swift es un sistema de comunicación bancaria que fue creado en 1973 en Europa. La mayoría de los bancos del mundo pertenecen a este sistema y cuentan con un código SWIFT de doce letras mayúsculas.

A través de este sistema se transmiten la gran mayoría de los mensajes interbancarios concernientes a las operaciones típicas de estas entidades. En este sentido, a través del sistema Swift se emiten aperturas de créditos, movimientos monetarios, órdenes de pago, etc. Este sistema es principalmente útil para las diferentes operaciones relacionadas al comercio internacional.

De esta manera, las empresas exportadoras deben comunicar su código SWIFT para realizar cobros internacionales. Es por esto que se recomienda a las empresas dedicadas a la exportación añadir este código a su factura comercial internacional. Así como también en otros documentos de cobro que emiten para sus clientes extranjeros.

El sistema SWIFT permite realizar operaciones bancarias a nivel mundial.

El SWIFT surgió como un grupo cooperativo en la ciudad de Bruselas que estableció un lenguaje común para las transacciones financieras. En este sentido, crearon un sistema que procesa datos compartidos así como una red de telecomunicaciones a nivel mundial. Sin embargo, no fue hasta 1975 que se establecieron las reglas y los procedimientos de operación y en 1977 se envió el primer mensaje SWIFT.

Así, la red SWIFT se terminó convirtiendo en una herramienta eficaz para integrar todo tipo de servicios bancarios y financieros. Entre ellos se encuentran aquellas operaciones referidas al comercio exterior, inversiones, cheques de remesas, pagos interbancarios y transferencias, entre otras.

Desde entonces, el sistema SWIFT procesa más de 10 millones de mensajes al día entre 8 mil instituciones financieras de más de 200 países. Este sistema se encuentra disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana para todos aquellos usuarios que se encuentran afiliados. Por ello, este sistema reúne a la gran mayoría de los bancos del mundo facilitando la comunicación entre ellos.

Características y particularidades

El código SWIFT de un banco se forma con 8 u 11 dígitos alfanuméricos que poseen los siguientes datos: el código del país en el que se encuentra, el código del banco, otros datos adicionales (que pueden ser cuestiones como su localización o el tipo de sucursal). Además, en las operaciones SWIFT intervienen una serie de participantes.

Estos participantes son: El ordenante que es quien importa o paga; el banco emisor que recibe las instrucciones de pago del ordenante; el banco corresponsal cuando la transferencia se realiza en divisas distintas a la del país del banco emisor. Luego se encuentran el banco pagador que es la entidad beneficiaria del pago y el beneficiario que es quien cobra esos fondos por sus exportaciones.

El sistema SWIFT se caracteriza por presentar las siguientes ventajas: la automatización de las operaciones, la estandarización en la comunicación interbancaria, cobra bajas comisiones, es rápido y seguro. Como inconveniente cabe mencionar que no cubre el riesgo comercial de cobro si el ordenante se atrasa con el pago.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.