De Significados
Economía

Sector secundario

El sector secundario es un concepto de la economía que engloba las actividades que transforman materias primas en bienes manufacturados. Por esta razón, el sector secundario se encuentra estrechamente vinculado a la actividad manufacturera e industrial. De esta manera, en este sector se producen bienes elaborados o semielaborados partiendo de materias primas.

¿Qué es el sector secundario?

Se trata de uno de los principales sectores en los que se divide la actividad económica y se caracteriza por transformar materias primas en productos elaborados. Para ello, en este sector se aplican diferentes procesos que intervienen o transforman esas materias. Por eso se lo conoce también como el sector industrial ya que precisa que se empleen capital y trabajo.

Más allá de los elementos necesarios para la producción secundaria, este sector depende directamente del sector primario. Como se dedica a transformar materias primas necesita la producción de este otro sector. Y también se encuentra ligado al sector terciario para poder financiarse y conseguir otros servicios auxiliares.

El sector secundario también es conocido como el sector industrial.

De esta manera, el sector secundario consiste en el segundo nivel dentro de la cadena productiva. Se considera a este sector económico como uno de los más importantes en materia de desarrollo económico de un país. Esto se debe a los procedimientos que emplean y las tecnologías que utilizan a la hora de elaborar productos.

¿Cuáles son las actividades del sector secundario?

Aunque generalmente se asocia al sector secundario con la actividad industrial existen otras actividades económicas en este nivel productivo. Más específicamente podemos identificar cuatro actividades principales que se desarrollan en el sector secundario.

Actividad industrial

Tal como hemos mencionado, al sector secundario se lo conoce también como el sector industrial. Esto se debe a que aquí se agrupan las diferentes actividades manufactureras. No importa si se realizan en una fábrica o en un taller mientras suponga cierta elaboración y transformación de materias primas.

A su vez, dentro de la actividad industrial pueden identificarse dos ramas diferentes. Por un lado se encuentra la industria ligera que se encarga de producir bienes para el consumo. Y luego se encuentra la industria pesada que se dedica a obtener bienes de capital o de equipo. Pero también se puede clasificar la actividad industrial de acuerdo al sector o rubro en: aeronáutica, automovilística, naval, textil, entre otras.

Construcción

En la construcción se encuadran todas aquellas actividades que se dedican a formar cualquier tipo de estructura. En este sentido, la construcción incluye desde la fabricación de una casa hasta la construcción de edificios, puentes, túneles, entre otros. La construcción incluye todo tipo de estructuras sin importar su tamaño ni quien la realiza (particulares, empresas o el Estado).

Dentro del sector secundario se agrupan las actividades artesanales, industriales, energéticas y de construcción.

Energía

La obtención de energía contempla todas aquellas actividades que buscan producir electricidad a partir de alguna fuente primaria. Para ello se emplean diferentes mecanismos y medios que convierten esa fuente primaria en energía eléctrica. Algunos de estos procedimientos suelen ser más confiables, limpios y seguros que otros.

Se la considera una de las actividades indispensables para impulsar y mantener la producción de cualquier país. Esto se debe a que los diferentes sectores económicos emplean y dependen de energía eléctrica para poder operar. De esta manera, el sector energético se ha vuelto una de las actividades principales en el mundo contemporáneo.

Dentro de este subsector secundario se suelen incluir algunas actividades extractivas de recursos energéticos y minerales. Principalmente se incluyen aquellas que requieren la utilización de algún tipo de maquinaria o tecnología avanzada para extraer dichos recursos. Tal es el caso de la minería de pozos de petróleo que se incluye en este sector y no en el primario por las razones ya mencionadas.

Artesanal

La actividad artesanal o manufacturera fue la principal del sector secundario hasta la Revolución Industrial. A partir de entonces, las fábricas incluyeron maquinarias que permitían la producción en serie. La actividad artesanal se basa en la manufactura de objetos de consumo en espacios o talleres domésticos.

En este sentido, la producción artesanal se realiza a menor escala con una producción más lenta. Por lo general los productos artesanales se realizan con las manos o elementos rudimentarios con poco uso de tecnología. Sin embargo también suponen la transformación de materias primas en productos elaborados.

Características del sector secundario

Antes mencionamos que el sector secundario se ha convertido en uno de los más importantes para el desarrollo económico. Esto se debe en parte a las maquinarias, procesos y tecnologías que se emplean para la elaboración de productos. El sector secundario va creciendo a la par que el desarrollo económico y se caracteriza por el uso de tecnología.

Ya sea que fabriquen productos elaborados o semielaborados, esos procesos y tecnologías empleados le añaden un valor agregado al producto. Y este valor agregado a los productos generan mayores ganancias con respecto a lo que cuestan las materias primas. Es justamente ese trabajo y transformación de las materias primas lo que le agrega valor al producto final.

El nombre de este sector se debe a que representa el segundo nivel o etapa dentro de la producción económica. Además, se estima que los productos elaborados en este sector sirven para satisfacer necesidades secundarias. Las necesidades secundarias son las que le siguen a las básicas, las que surgen una vez las básicas están satisfechas.

El sector secundario se caracteriza por elaborar productos a partir de materias primas.



Dentro del sector secundario se incluyen: las industrias agroalimentarias, energética, de la construcción, artesanal, farmacéutica, mecánica, metalúrgica, química, textil, entre otras. En definitiva, dentro de este sector se agrupan todas aquellas actividades que se dedican a transformar materias primas en bienes manufacturados.

Al ser el segundo nivel en la cadena productiva, el sector secundario depende del primario para producir y del terciario para comercializar sus productos. También necesita capital para poder producir debido a que emplea maquinarias y diferentes tecnologías. El principal componente de este sector es la industria y demás actividades que realizan productos elaborados o semielaborados.

Por último, el sector secundario emplea recursos humanos que realicen los trabajos de manufactura. Y en la producción se emplean diferentes fuentes de energía para que las máquinas puedan funcionar. Estas fuentes de energía pueden ser renovables o no como la energía eléctrica o eólica en el primer caso o el combustible y la energía nuclear en el segundo.

Ejemplos y productos del sector secundario

Como ejemplos de actividades y productos del sector secundario podemos mencionar algunos como: las artesanías, los productos alimenticios, la moda, la industria pesada, entre otros. Aquí también se incluyen la fabricación de vehículos, todos aquellos productos derivados del petróleo e incluso la electrónica.

Otros ejemplos del sector secundario son las embotelladoras y envasadoras. Estas actividades se dedican a producir envases de todo tipo para resguardar productos alimenticios o de industrias químicas, por ejemplo. Algunas fábricas incluyen dentro de su proceso productivo la parte de envasado o bien compran los envases a otra fábrica.

La industria textil es una de las grandes actividades del sector secundario donde emplean materias primas textiles, cueros o plásticos para elaborar productos personales. Aquí se incluyen tanto la indumentaria como la fabricación de calzado y demás artículos personales de vestimenta. La industria textil cuenta con grandes instalaciones mecanizadas para producir en masa.

Las plantas de energía son otro importante subsector dentro del sector secundario debido a la dependencia de energía de este sector. Para obtener electricidad, las plantas energéticas consumen hidrocarburos fósiles e incluso uranio sometido a procesos atómicos. Pero también se pueden aprovechar las energías renovables como la caída del agua, el viento o el sol que son más amigables con el medio ambiente.

Algunos ejemplos del sector secundario incluyen las industrias químicas, textil, las embotelladoras, entre otras.

Por último otro ejemplo del sector secundario se encuentra con las industrias químicas y petroquímicas. A partir de diferentes materiales químicos estas industrias obtienen todo tipo de insumos científicos empleados en otras industrias o particular. Algunos ejemplos pueden ser los desinfectantes, la fabricación de plásticos y preservantes o conservadores.

Preguntas frecuentes

¿A qué se dedica el sector secundario?

Este sector económico agrupa aquellas actividades destinadas a transformar materias primas en bienes y productos elaborados. De esta manera, depende del sector primario y se relaciona directamente con la actividad industrial.

¿Qué actividades agrupa el sector secundario?

Contempla todas aquellas actividades relacionadas con la manufactura y lo industrial (industria ligera y pesada). También se agrupan dentro del sector secundario las actividades artesanales, de construcción y energéticas.

¿Cuáles son las principales características de este sector?

El sector secundario representa el segundo nivel de la cadena productiva, emplea maquinarias y tecnologías para elaborar sus productos lo que les añade valor agregado. Utilizan diferentes fuentes de energía para poder operar y fomentan el desarrollo económico.

Formato para citar
"Sector secundario". En: De Significados. Disponible en: https://designificados.com/sector-secundario/ Consultado: 7 de junio de 2024.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *