De Significados
Economía

Target

La palabra target es un concepto empleado en marketing para referirse al público objetivo de un producto o servicio. En este sentido, el target señala el tipo de clientes a los que apunta un producto y la publicidad que lo acompaña. Esta palabra es de origen inglés y puede traducirse como blanco, meta u objetivo.

¿Qué se entiende por target?

En materia de marketing, el concepto de target se entiende y hace referencia al público objetivo. De esta manera, el target describe o señala al destinatario ideal al que apunta un producto o servicio que se quiere vender. Por esta razón, las empresas emplean el target como una manera de conocer mejor a sus clientes potenciales.

A través del target, las empresas pueden elaborar estrategias de marketing basadas en estos destinatarios. Al personalizar dichas estrategias teniendo en cuenta al público objetivo, resulta más probable que las empresas logren sus fines comerciales. Si bien el concepto de target se asocia más bien al marketing publicitario es una herramienta que puede adoptar cualquier negocio.

El target es un concepto del marketing que señala al público objetivo de un producto o servicio.

Cualquier negocio puede beneficiarse si se interesa en estudiar e identificar el mercado objetivo de aquello que comercializa. De esta manera pueden adaptar sus productos, servicios y hasta la promoción de los mismos en base a este público. Se trata de uno de los principales objetivos del marketing que recalca la importancia de conocer al cliente tanto como al producto a vender.

Ahora bien, el target en sí puede definirse como un segmento del mercado al cual se destinan las acciones y estrategias de marketing. Esos segmentos del mercado se establecen teniendo en cuenta una serie de criterios y aspectos de los clientes. Es decir, se basan en la edad, el sexo, el nivel educativo y socioeconómico de los clientes potenciales.

Para segmentar y establecer el target de un producto o servicio resulta vital emplear conocimientos, métodos y herramientas de marketing. Esta disciplina es la encargada de ayudar a las empresas a conocer a sus clientes y establecer el target de sus productos. Al hacer esto resulta más sencillo encarar las acciones comerciales para vender dichos productos.

¿Cómo se realiza la segmentación del mercado?

Antes de definir el target de un producto o servicio es necesario segmentar el mercado para conocer a los clientes potenciales o al público objetivo. Por eso se contemplan algunos aspectos y características de estos clientes y públicos relacionados con: sus gustos, hábitos, ubicación geográfica, necesidades, poder adquisitivo, entre otros.

De esta manera el público objetivo puede segmentarse en una serie de categorías basadas en esos aspectos y características. Así podemos segmentar al mercado en grupos basados en sus intereses y aficiones. Este tipo de segmentación ayuda a construir mensajes personalizados basados en esos datos que establecen un vínculo con los clientes.

También se puede llegar a segmentar el público objetivo teniendo en cuenta la intención de compra de estos clientes potenciales. Aquí se pueden establecer grupos basados en los productos que buscan las personas o están interesadas en adquirir. Al conocer sus necesidades y hasta sus puntos débiles también se pueden crear promociones basadas en ello.

Para segmentar el mercado se tienen en cuenta diferentes aspectos y características de los consumidores.

Otro ejemplo de segmentación del mercado puede basarse en subculturas a las que pertenecen esos clientes potenciales. Por lo general, las subculturas se basan en intereses, aficiones y experiencias que comparten esas personas. Cuando una empresa conoce las necesidades y motivaciones de sus clientes más fácil les resulta conectar con ellos.

Una vez que se ha segmentado el mercado en diferentes grupos basados en los aspectos y características del público se pueden diseñar las estrategias de marketing. Aquí es cuando se diseñan publicidades personalizadas que comunican y conectan con ese target. Entre otras cosas se considera cuál lenguaje se debe utilizar, por qué medios contactarlos y cómo resulta más efectivo promocionar los productos o servicios.

¿Y cómo se define el target?

A la hora de determinar el target o público objetivo se deben analizar y estudiar datos sobre los consumidores. En este sentido, resulta sumamente importante tener en cuenta su comportamiento, las tendencias de compra y los compradores actuales de algún producto. Todo esto será vital a la hora de corregir, potenciar y mejorar el producto ofrecido y la estrategia de venta.

Investigar a los consumidores

De esta manera, lo primero a tener en cuenta a la hora de definir el target es conocer a la audiencia. Para ello se debe investigar e identificar quiénes son las personas que pueden estar interesadas en dicho producto o servicio. Cuando se conoce a los compradores potenciales y sus características resultará mucho más sencillo abordarlos.

Aquí se recomienda reconocer los datos básicos de los clientes relacionados con su edad, género, residencia, entre otras. También ayuda conocer su formación educacional, a qué se dedica y su nivel de ingresos. Otro dato primordial a conocer sobre la audiencia son sus necesidades y problemas para poder buscar la forma de solucionarlos.

A la hora de definir el target se debe estudiar la audiencia, el mercado y establecer así al público objetivo.

Análisis de mercado

Luego de recolectar esta información se debe realizar un análisis del mercado e identificar las tendencias existentes. Esto ayuda a identificar posibles nichos a aprovechar con el producto o servicio que ofrece la empresa. Conocer a la competencia también resulta de gran utilidad para aprender de sus aciertos y errores.

Y hablando de la competencia, identificar a los competidores también sirve para segmentar al público objetivo. En este sentido, cuando analizamos a la competencia podemos determinar a qué tipo de público se dirigen. También se puede determinar los medios que emplean para dirigirse a su público, el tono y estilo de sus mensajes, etc.

Definir público objetivo

Por último resulta de gran utilidad crear un buyer persona a partir de todos estos datos que se han recolectado. A diferencia del target, el buyer persona es otro paso luego de haber definido el target. Así, el buyer persona se trata de los perfiles ficticios de posibles compradores que tienen los clientes ideales de ese producto o servicio.

Para ir cerrando, es importante definir el valor único o diferencial del producto o servicio que se ofrece. Aquí se incluyen todos sus beneficios y características, su utilidad y las ventajas de adquirirlo. Y lo que queda es definir la declaración de marca donde se termina de señalar el target al que apuntan con todas las características del público objetivo.

Tipos de target

Antes mencionamos que a la hora de definir el target se segmenta el mercado en diferentes grupos según sus respectivas características. De esta manera, los tipos de consumidores que forman el target se clasifican según sus características en: target demográfico, target psicográfico, target conductual y target geográfico.

  • En el target demográfico se clasifican los consumidores de acuerdo a sus características generales. Es decir, aquí se contemplan cuestiones como su edad, género, estado civil, nivel de estudios alcanzados, entre otros. Este tipo de target recopila las cualidades y rasgos básicos de los consumidores para poder personalizar las estrategias de marketing.
  • Con respecto al target psicográfico, aquí se contemplan los aspectos emocionales y psicológicos del público objetivo. Para definir este target se tienen en cuenta aspectos como: la personalidad, los intereses, el estilo de vida, las opiniones y valores del público.
Los tipos de target se basan en diferentes características de los consumidores.
  • En cuanto al target conductual, este se define analizando el comportamiento de los consumidores. De esta manera se contemplan factores como: sus interacciones online, sus hábitos de navegación, el historial de compra, el engagement con ciertos contenidos, etc. Esto permitirá predecir las acciones de los consumidores y personalizar el marketing automático.
  • Por último, el target geográfico segmenta al público según la ubicación física o ciertos parámetros geográficos. Aquí se consideran aspectos como el país, la región, ciudad o localidad en la que residen, el clima, la cultura y el idioma que los caracteriza. Con esta segmentación se pueden enfocar las estrategias de marketing según la región de forma personalizada.

Preguntas frecuentes

¿A qué se le llama target?

Target es un concepto del marketing que se refiere al público objetivo de algún producto o servicio. Con esto nos referimos a los clientes ideales a los que apunta un negocio o empresa a la hora de comercializar sus productos o servicios.

¿Para qué sirve la segmentación del mercado?

La segmentación del mercado consiste en dividir a los consumidores en subgrupos a partir de ciertas características en común. Esto les permite a las empresas analizar mejor a los consumidores y personalizar los productos y las estrategias de marketing para cada segmento del mercado.

¿Cómo se define el target?

Para definir el target de un producto, servicio o marca se debe conocer primero a la audiencia y los consumidores. Luego se debe analizar el mercado para reconocer a los competidores y las diferentes tendencias. Por último se establece el target teniendo en cuenta todo lo analizado para definir al público objetivo.

¿Qué tipos de target hay?

Los tipos de target se relacionan con la segmentación del mercado al basarse en las características de los consumidores. Existen cuatro tipos de target basados en características demográficas, psicográficas, conductuales y geográficas.

Formato para citar

"Target". En: De Significados. Disponible en: https://designificados.com/target/ Consultado: 24 de julio de 2024.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *