Frívolo

El adjetivo frívolo se utiliza para describir a alguien que se interesa por las cosas superficiales y efímeras de la vida. En este sentido, la palabra frívolo se asocia con falta de interés, seriedad o sentimiento por cosas relevantes y profundas. Las personas frívolas suelen prestarle atención a cosas vanas, trilladas que no tienen importancia general.

Alguien frívolo se caracteriza por tomarse las cosas con liviandad, solo busca divertirse y gozar. Lleva un estilo de vida despreocupado, se interesa por vanidades, diversiones pasajeras y placer momentáneo. También puede referirse a algo falto de calidez, que se desarrolla de forma automática y desinteresada, que le falta sentimiento.

Podemos calificar de frívolo todo aquello que carece de sustancia, que resulta ligero y pasajero. La palabra frívolo deriva del término frivolus del latín y se refiere a aquellas cosas que le dan más importancia a la apariencia que al contenido. Por ejemplo: “Mi hermana tiene la costumbre de juzgar los libros que leo por sus portadas, resulta muy frívolo de su parte”.

Alguien frívolo se interesa por cosas superficiales y efímeras.

Cuando describimos a alguien de frívolo se debe a que tiene actitudes superficiales o conductas desinteresadas. En ciertos casos se puede relacionar la frivolidad con la falta de formación o bien por demostrar actitudes inconscientes o bien tontas. De esta manera, las personas consideradas frívolas prefieren las cosas banales que la realidad misma.

Aunque en cierta manera el concepto de frivolidad contiene tintes un tanto negativos, resulta propio de la naturaleza humana. Por más repudiable que sea la frivolidad, en menor o mayor sentido todos caemos en conductas de este estilo. Es una forma de compensar tanta seriedad, el tomarse la vida de forma reflexiva y con gravedad.

Si nos pasamos la vida preocupados por los temas importantes y delicados sin darnos un respiro terminamos perjudicando nuestra salud. Por eso es importante darnos momentos de relajación y recreación donde se nos permite ser frívolos por un rato. De esta manera podemos descansar momentáneamente de los problemas cotidianos que nos aquejan en la vida.

Usos y ejemplos de la palabra frívolo

Así como es importante darnos un descanso donde podemos ser frívolos tranquilamente, es importante no abusar de ello. Cuando la frivolidad se termina adueñando de nuestra vida significa que perdemos contacto con la realidad. Esto quiere decir que no nos ocupamos debidamente de nuestra vida ni reconocemos lo que les pasa a los demás.

En un sentido comunicacional, se suele calificar de frívolo a productos culturales que se centran en banalidades y temas irrelevantes. Aunque las personas consuman chismes, noticias amarillistas y escándalos de personas famosas, sigue siendo una frivolidad. Lo frívolo se centra, generalmente, en cosas que resultan bellas solamente, diversiones pasajeras y todo aquello que nos genera un placer efímero.

Algunos ejemplos de uso:

  • “Deje de juntarme con mis amigas porque solo les importa hablar de moda y chicos, se han vuelto muy frívolas”.
  • “Me parece muy frívolo salir de fiesta todos los días con gente que no llegamos a conocer en serio”.
  • “El ambiente musical actual resulta de lo más frívolo con artistas acartonados que solo quieren ser ricos y famosos”.

Sinónimos de frívolo

insustancial, superficial, voluble

Antónimos de frívolo

formal, sensato

Formato para citar (APA)

“Frívolo” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/frivolo/ [Consultado: ].

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *