Banal

El término banal se trata de un adjetivo que describe algo vulgar, poco importante o intrascendente. Esta palabra proviene del francés y su origen se remonta al siglo XIII durante el feudalismo. Entonces, la palabra banal se comenzó a utilizar para señalar los servicios comunes que usaba la gente dentro de un feudo.

De esta manera, podemos decir que la palabra banal se utiliza para señalar algo superficial, insignificante o insustancial. De su uso original se transmite la idea de referirse a algo corriente, muy común, de uso general. Lo banal representa aquello que no es importante, profundo o significativo.

Este adjetivo puede describir cosas, personas y situaciones diversas que resultan poco importantes o corrientes. Por ejemplo: “Se encontraron en la calle y mantuvieron una conversación banal durante unos minutos”. “El trabajo me tiene tan agotado que solo quiero llegar a mi casa y mirar algo banal en la televisión”.

banal

Lo banal describe a aquellas cosas o personas que no tienen mucha importancia.

Aquello que se describe como banal generalmente es cotidiano y tiene poca trascendencia. Se lo usa como opuesto a algo que resulta importante, profundo o significativo. Lo banal no requiere hacer ningún esfuerzo mental para ser entendido o interpretado, es algo fácil de comprender.

Podemos calificar como banal a un programa de televisión que recurre a un humor vulgar o habla sobre chismes. Lo opuesto a un programa banal sería uno que discute temas importantes de actualidad. Lo mismo corre para cualquier otro producto como películas, libros, temas, etc.

Como adjetivo, banal también puede describir a una persona que es muy superficial o falsa. Alguien banal no demuestra tener reflexiones importantes o profundas, o incluso no experimenta emociones sinceras. Las personas banales se interesan por cosas sin importancia, irrelevantes, superficiales.

Conceptos sobre lo banal

Las cosas que se relacionan con la banalidad son generalmente aquellas de un consumismo voluble. Lo banal se deja llevar por las apariencias, las modas, las cosas efímeras que no tienen demasiada importancia en el tiempo. A este respecto, las cosas banales tienden a generar una satisfacción momentánea, son efímeras.

No es de extrañar, dadas sus características, que el adjetivo banal se relacione con lo superficial y lo frívolo. Esto no quiere decir que las cosas banales estén mal o resulten algo negativo. Se señala ese carácter banal, superficial o frívolo para señalar el hecho de que no son cosas relevantes.

El término banal también se usa dentro del campo científico para calificar a un tipo de microorganismos. En las ciencias, los microorganismos banales se caracterizan por no producir ninguna enfermedad. Sin embargo, estos microorganismos pueden alterar la composición de los elementos si actúan sobre ellos.

El término banal se utiliza en un concepto filosófico que describe un tipo de conducta. Dicho concepto se conoce como banalidad del mal y fue propuesto por Hannah Arendt. Esta filósofa usó este concepto para calificar las acciones de un jefe nazi que no contemplaba las consecuencias de sus actos. Al respecto decía que no analizaba si lo que hacía era algo bueno o malo, lo único que le importaba era ascender a nivel profesional.

Formato para citar (APA)

“Banal” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/banal/ [Consultado: ].