Saltar al contenido

Planeación

La planeación, también llamada planeamiento o planificación, es una de las etapas principales en cualquier tipo de procedimiento. Así, es en la etapa de planeación donde se van delineando las ideas y rasgos a desarrollar en dicho proceso. Si hablamos de una organización, en la planeación se detallan cuestiones como la misión y los objetivos.

En este sentido, podemos decir que la etapa de planeación se centra en tomar decisiones que van a guiar el proceso. Es el momento en el que se marca el camino y las pautas a seguir durante este proyecto. Por eso, en la etapa de planeación se deben considerar una serie de factores internos y externos.

Hay que considerar esos factores ya que pueden influir en el desarrollo del proceso e intervenir en los objetivos pautados. Dichos factores también pueden alterar los elementos que se consideran en un principio y hasta los valores de la organización. Por ello, al momento de la planeación se deben considerar todas estas cuestiones y pautar posibles respuestas.

La planeación es una de las principales etapas en un proceso o proyecto.

Y, como ya hemos mencionado, la planeación sirve para distintos procedimientos y actividades que queremos realizar. Por esta razón existen distintas formas o modelos de encarar la planeación de acuerdo a nuestro proyecto. Sin embargo, sacando las particularidades de cada caso, la planeación se rige bajo algunos principios generales.

De esta manera, podemos mencionar como principios de la planeación una serie de pasos fundamentales. En primer lugar se deben explorar las oportunidades, evaluar el contexto y los recursos antes de encarar la planificación. A continuación podemos empezar a establecer los objetivos a lograr durante este procedimiento.

Para poder definir los objetivos se recomienda considerar recursos disponibles, alternativas y métodos para proceder. Este es el momento para pronosticar contratiempos o eventualidades que pueden llegar a ocurrir. También se recomienda evaluar alternativas en caso de que el plan original no funcione o surjan obstáculos.

Otros pasos de la planeación

Cuando decimos que durante esta etapa se deben tener en cuenta los contratiempos o contar con alternativas son una forma de prepararse para cualquier situación. Una buena planeación sirve para que el proyecto se desarrolle eficazmente sin mayores contratiempos. En caso de toparse con contratiempos previstos ya se cuentan con posibles soluciones.

Una vez que se han contemplado las distintas posibilidades se puede decidir el mejor camino para proceder. Teniendo en cuenta toda la planeación ya se puede dar comienzo al proceso, tomar notas de cómo avanza y posibles mejoras. También se recomienda considerar planes alternativos o derivados para cuestiones secundarias.

Aunque la planeación que se realice sea lo más sólida posible no siempre garantiza el éxito del proyecto. Sin embargo, la planeación nos sirve como punto de partida y como base para empezar dicho proyecto. También es el momento donde se plantean las estrategias, la identidad y las metas que pretendemos alcanzar.

En este sentido, la planeación nos sirve como guía o mapa a la hora de encarar una nueva actividad o proyecto. De lo contrario, arrancamos esa tarea de forma improvisada y espontánea corriendo mayores riesgos. Si bien no hay fórmulas mágicas y aseguradas, nunca está de más prever y planificar lo que queremos hacer.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.