Revolución

La palabra revolución proviene del latín “revolutio”, que significa “una vuelta” y se usa para hablar de un cambio drástico, ya sea a nivel de la estructura política como de la organización social. Su duración puede ser breve o extensa, puesto que esto depende del carácter y el fin de la misma. Más allá de eso, el filósofo Aristóteles podía discernir entre dos tipos de revoluciones: por un lado, aquella que implicaba un cambio total desde una constitución a otra; y, por otro lado, aquella que representaba un cambio dentro de la constitución existente.

Si bien pueden tener orígenes diversos (como un cambio social o un cambio tecnológico), las revoluciones necesitan de una transformación social y gubernamental para llevarse a cabo. A pesar de que se han visto muchos casos de revueltas pacíficas, lo cierto es que toda revolución implica violencia en mayor o menor medida, puesto que se genera un escenario de luchas antagónicas entre la facción que responde al antiguo régimen que debe ser depuesto y aquella que aboga por el cambio de estructuras.

france-63022_1280

Dentro de la Historia, las revoluciones son estudiadas con especial atención, ya que se encargan de determinar el pasaje de un tipo de organización social a otro, por lo que suelen ser consideradas como puntos de inflexión fundamentales dentro del devenir de la humanidad. Si bien esta disciplina divide a las revoluciones en políticas, sociales y económicas; también es posible hablar de revueltas cuando se analizan los cambios tecnológicos, científicos e industriales.

Tres grandes revoluciones marcaron el desarrollo de la modernidad:

Revolución Francesa

La más importante de ellas a nivel político fue, sin dudas, la Revolución Francesa, que hizo su aparición explícita en el año 1789. El objetivo principal de esta revolución fue el de deponer al Antiguo Régimen para reemplazarlo por otro sistema político radicalmente diferente. Esta revuelta es considerada comúnmente como una de las Revoluciones Liberales que seguiría los ideales de la independencia norteamericana, puesto que defendió principalmente a la ideología liberal.

Revolución Burguesa

Por otro lado, la revolución burguesa fue un suceso de tipo social que implicó la creación de una nueva estructura política, dado que los tradicionales sectores del clero y la nobleza se vieron reemplazados por la burguesía industrial, proceso que dio lugar a una redefinición de conductas, valores y actitudes. Esta revuelta se vio estrechamente vinculada con la Revolución Francesa debido a que fue aquel sector social el que impulsó los cambios políticos, económicos y civiles propios del Nuevo Régimen.

Revolución Industrial

En última instancia, es preciso destacar a la revolución industrial como un claro paradigma de revueltas extremas. Si bien se encuentra vinculada con normas políticas de regulación geográfica, la revolución industrial se conoce como un suceso de carácter estrictamente económico, ya que su gestación fue el resultado de la implementación de nuevas técnicas y fuentes de energía, de la invención de nuevas tecnologías y de una innovación en materia de transporte. No obstante, el principal aspecto que caracteriza a esta revolución es el reemplazo del tradicional taller artesanal por las estructuras privadas conocidas como fábricas.

Sinónimos de revolución

revuelta, sublevación, motín

Antónimos de revolución

sumisión, acatamiento, estabilidad