Saltar al contenido

Año sabático

Un año sabático es un tiempo de descanso del trabajo cuya duración puede ser estrictamente un año, pero es aplicable para otro periodo de tiempo. Este descanso no debe confundirse con ocio, debe entenderse como la dedicación de una persona a hacer actividades de interés personal y dejando en pausa por un tiempo sus responsabilidades académicas o laborales.

Shabbat viene del hebreo y significa sábado, el día de descanso semanal, o más preciso, el día de reflexión, para poder reponerse y luego volver al trabajo con ímpetu. El concepto «sabático» tiene varias referencias en la biblia. Por ejemplo, en Levítico 25 hay un mandamiento que se abstengan a trabajar el campo durante el séptimo año: «Durante seis años sembrarás tus campos, podarás tus viñas y cosecharás sus productos; pero llegado el séptimo año la tierra gozará de un año de reposo en honor al Señor. No sembrarás tus campos ni podarás tus viñas; no segarás lo que haya brotado por sí mismo ni vendimiarás las uvas de tus viñas no cultivadas. La tierra gozará de un año completo de reposo.». Estrictamente hablando, esto significa un sabático duraría un año.

Año sabático

Año sabático

Es fácil encontrar personas las cuales no están a gusto con sus trabajos y quieren retirarse y hacer un «break» (corte), en su carrera y, por ejemplo, viajar por el mundo. De igual manera ocurre con personas que están a gusto con su trabajo, pero están exhaustos y sienten que no van hacia ningún lado, paralizados por la rutina y necesitan renovar energías. A menudo las responsabilidades del trabajo crecen y crecen y de repente las personas sienten que no están haciendo las cosas que quieren hacer. Es natural que los empleados quieran largarse, aún si se agradan mutuamente empleador y empleado. Las vacaciones no resolverán el problema, lo que necesitan es un «break» real.

Los beneficios del año sabático pueden ser beneficiosos para ambos, el empleado y la compañía. Largarse un tiempo es esencial para la creatividad y para nuevos pensamientos, y puede ayudar a construir nuevas habilidades o simplemente remover el polvo de la rutina de la cabeza.

Una alternativa al año sabático es retirarse del trabajo y de la compañía, pero esto no es una buena alternativa para el empleador. El costo para una compañía de reclutar, contratar y entrenar una nueva persona es muy costoso. Si el empleado simplemente negocia dejar tu trabajo por algunos meses, luego volverá revitalizado. Además, puede retomar de donde ha dejado sin que requiera entrenamiento.

Tomar un año sabático es el último test en el plan de sucesión de una compañía. Si un empleado se toma un año sabático, ésta verá cuán preparado está el resto del equipo para tomar cubrir la posición durante su ausencia y así tomar medidas para mejorar el proceso de sucesión.

Hablar con el empleador acerca de tomar un año sabático no puede ser tomado a la ligera, es una importante discusión que debe ser preparada para determinar en términos económicos como el año sabático beneficiará a la compañía. Algunas compañías ya ofrecen programas de años sabáticos o cortes de carrera para sus empleados.

Etiquetas:

1 comentario en «Año sabático»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.