Geografía

La palabra “geografía” proviene de una conjunción griega entre dos términos que significan “dibujar la tierra”. Literalmente, la Geografía es entonces la ciencia dedicada al estudio de la representación gráfica del planeta Tierra. No obstante, esta definición resulta incompleta, puesto que se trata de una disciplina que no sólo se encarga del estudio de la superficie terrestre sino también, de las personas que la habitan y de los paisajes, lugares y regiones que la conforman y permiten la interacción entre todos los componentes que cubren esta superficie.

Si bien el primer pensador que utilizó la palabra “geografía fue el griego Eratóstenes durante el siglo III a.C., su obra se encuentra hoy perdida, por lo que suele considerarse a Heródoto como el padre de esta ciencia y de la Historia. Para los griegos, la geografía no sólo permite conocer y describir todas las regiones de la Tierra, sino que además es un saber indispensable para la formación de todo aquel individuo que decida convertirse en político. El geógrafo Estrabón es el principal exponente de esta última teoría.

map-1149538_1920

Dentro de esta ciencia es posible encontrar cuatro enfoques diferentes que pueden ser abordados. En efecto, la Geografía permite el estudio de los fenómenos naturales, de los territorios, de la relación entre el hombre y su entorno y la investigación de las ciencias de la Tierra. No obstante, la Geografía actual se especializa en el estudio de los fenómenos naturales y sociales, dejando a un lado las características físicas que originariamente sirvieron para definir esta disciplina.

En definitiva, todo lo dicho anteriormente nos permite concebir a la Geografía como una disciplina que realiza cuestionamientos profundos tanto de las marcas dejadas por los individuos a través del tiempo, asociadas a la formación de los espacios habitables, como de las huellas ocasionadas por la naturaleza, es decir, por la formación de montañas o el desarrollo de desiertos. Asimismo, resultaría incompleta esta concepción si no se toma en cuenta además a la dinámica y la organización del hombre dentro del espacio físico, que da lugar, por ejemplo, a los cambios climáticos.

Dentro de esta ciencia, pueden distinguirse dos enormes ramificaciones vinculadas con la manera de abordar los objetos de estudio. Por un lado, se encuentra la geografía general, y, por el otro, la geografía regional. La primera de ellas es de tipo analítico, pues estudio los procesos físicos y humanos de manera individual; mientras que la segunda es de carácter sintético, debido a que se encarga de estudiar fenómenos regionales particulares. Más allá de esta distinción, ninguna de las dos clases de geografía es capaz de anular a la otra.

Por su parte, la geografía general es entendida como una disciplina que se encarga de estudiar los procesos naturales y humanos que impactan sobre la superficie terrestre, sirviéndose de herramientas provenientes de otras disciplinas auxiliares. Dentro de este grupo, puede encontrarse una nueva subdivisión, que distingue a la geografía física (vinculada al estudio de lo natural y físico) de la geografía humana (asociada a las sociedades y sus organizaciones).