Tifón

La palabra tifón hace referencia a un tipo de ciclón tropical que se origina en el mar del Japón y el océano Índico. Un tifón puede describirse como un rápido movimiento giratorio que nace de una masa de nubes pequeña y viene acompañado de lluvias torrenciales. Los tifones suelen bajar en forma de cúmulo hacia la superficie terrestre o bien hacia un lago o el mar.

Un tifón puede describirse como un viento muy fuerte que se origina debido a un giro de aire en una región de baja presión. Esta clase de ciclón son característicos de la región del Océano Índico y del Pacífico, así como los huracanes lo son en el Océano Atlántico. Los tifones se producen generalmente en las costas de la región oriental de Asia.

Los tifones se caracterizan por la violencia de sus vientos y las tormentas que lo acompañan. Estos fenómenos se forman generalmente en ambientes acuáticos que se encuentran abiertos como el mar y el océano. Sin embargo, según la fuerza que gana el tifón a medida que avanza, puede llegar a alcanzar las regiones continentales y terrestres.

Un tifón es un tipo de ciclón tropical.

Por suerte, la mayoría de los tifones tiende a perder potencia y velocidad antes de tocar tierra lo que los vuelve bastante inofensivos. Sin embargo, los hay que van ganando más fuerza a medida que avanzan y resultan sumamente peligrosos al llegar a tierra. Estos fenómenos climáticos se producen por la condensación de aire húmedo y una baja presión atmosférica.

Teniendo en cuenta las características climáticas que originan este tipo de fenómeno, vale aclarar que son propios de zonas tropicales. Algo que caracteriza a los tifones y los diferencia de otros fenómenos climáticos similares es que se forman a partir de una combinación de vientos y tormentas. Estos vientos y tormentas adoptan una forma concéntrica donde el centro del tifón siempre se encuentra vacío.

Los tifones se vuelven perceptibles en los radares a medida que van ganando fuerza y espacio. Entre los efectos característicos del tifón se encuentran lluvias torrenciales, vientos sumamente veloces, olas altas y posibles tornados. Teniendo eso en cuenta, las consecuencias de un tifón pueden ser muy graves si llegan a impactar en alguna zona poblada.

Características y efectos

Tal como señalamos, si un tifón impacta en una zona poblada puede llegar a arrancar edificios y sepultar bajo agua todo ese lugar. Sin embargo, al producirse en las regiones acuáticas, cuando los tifones llegan a la tierra pierden fuerza. Pero pueden afectar gravemente a las zonas costeras antes de perder la potencia que alcanzaron.

La fuerza de los tifones se mide con la escala para huracanes de Saffir-Simpson que fue desarrollada por un ingeniero y un meteorólogo en 1969. Dicha escala abarca valores que van del 1 al 5 para calificar el tipo de daño e impacto que pueden ocasionar estos fenómenos. Algunos ejemplos de huracanes y tifones más fuertes son el huracán Katrina y el tifón Haiyan.

Generalmente los ciclones calificados en la categoría 5 de esta escala son raros y poco frecuentes. Pero cuando ocurren pueden causar la pérdida de muchas vidas humanas y daños significativos en infraestructuras. El mencionado tifón Haiyan que tuvo lugar en el año 2013 causó estragos en Filipinas.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *