Saltar al contenido

Manuscrito Voynich

El manuscrito Voynich es un libro misterioso con textos e imágenes que nadie ha podido descifrar hasta la actualidad. Este manuscrito se elaboró durante el siglo XV y sus orígenes se vinculan a un episodio oscuro. Dicho episodio ocurrió en 1580 cuando Rodolfo II, el emperador de Habsburgo, fue visitado por una pareja estrafalaria.

Según la historia, este emperador tenía un carácter excéntrico y era aficionado a temas sobre alquimia, astrología y magia. Quizás por eso recibió de buen grado a esta pareja que lo visitó y terminaron afianzando su lado ocultista. Las visitas eran el astrónomo y matemático John Dee y el adivino Edward Kelley, que tenía fama de charlatán.

Se dice que estas visitas llevaban el manuscrito cuando visitaron al emperador, manuscrito con ilustraciones y textos indescifrables. Al emperador le intrigó tanto el libro que pagó una generosa suma por el mismo. El manuscrito luego pasó a las manos del alquimista Jacobus de Tepenecz, el farmacéutico del emperador.

El manuscrito Voynich es un libro misterioso del siglo XV que o ha sido descifrado aún.

Con el tiempo, la leyenda del manuscrito fue creciendo al nivel que sabios de todo el mundo querían descifrarlo. Además del farmacéutico del emperador otros trataron de desentrañar sus misterios tales como: el bibliotecario del emperador, el erudito Athanasius Kircher, el profesor Johannes Marcus Marci, entre otros.

Luego de estos infructuosos intentos por desentrañar el manuscrito, el mismo pasó a las manos de una biblioteca jesuita en Italia. Hasta que la compañía religiosa decidió recaudar fondos vendiendo sus libros en 1912. Así, el manuscrito fue adquirido por Wilfrid Michael Voynich, un bibliófilo polaco, con lo que terminó adoptando su nombre.

Voynich creía que este manuscrito contenía importantes conocimientos sobre alquimia, pero tampoco logró descifrarlo. Cuando Voynich murió en 1931, su viuda vendió el libro a un anticuario de New York que luego de varios años lo donó a la Universidad de Yale. Y es ahí donde el manuscrito se encuentra hasta el día de hoy, en la sección de libros peculiares.

Descifrando el manuscrito

Desde que el emperador Rodolfo adquirió este libro ha habido una larga lista de eruditos que buscaron descifrarlo. Hubo muchas teorías y pocas conclusiones sobre el contenido de este libro. Entre las teorías se encuentra la de Gordon Rugg, un lingüista escocés, que afirmó en el año 2000 que este libro se trata de un fraude.

La teoría sobre el fraude señala que este libro puede haber sido una farsa elaborada por Edward Kelley para estafar al emperador. Sin embargo, los estudios que se han realizado sobre este libro señalan que el manuscrito data de entre los años 1404 y 1434, un siglo antes que Kelley naciera. También se menciona que el texto del manuscrito coincide con la ley de Zipf, frecuencia en que aparecen palabras en lenguajes conocidos.

Una de las características más llamativas de este manuscrito son las ilustraciones que contiene. Nicholas Gibbs publicó un artículo en 2017 afirmando que el manuscrito se trata de un tratado sobre ginecología escrito en una especie de latín medieval. Según Gibbs, el índice para decodificar el manuscrito se debía encontrar en alguna de las páginas perdidas y varias ilustraciones coinciden con las de manuales médicos. Pero como esta hay otras teorías que afirman otra cosa o que está escrito en otro idioma diferente.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.