Saltar al contenido

Hipertermia

Hipertermia es el término que se utiliza para describir un aumento de la temperatura por arriba del valor hipotalámico normal. Se debe a un fallo en los sistemas corporales para le evacuación de calor, cosa que sucede en situaciones en los que un individuo experimenta aumentos de temperatura por encima de los límites normales, 37.5 grados centígrados.

Los famosos golpes de calor forman parte de los ejemplos clásicos de hipertermia. Hay que diferenciar la fiebre de la hipertermia. La fiebre es una reacción corporal en la que se eleva de forma temporal la temperatura homeostática como respuesta del sistema inmune contra un agente externo.

hipertermia

Hipertermia

La hipertermia puede ser creada de forma artificial, mediante la utilización de drogas o aparatos médicos especiales. En estos casos puntuales se utiliza para el tratamiento de algunas enfermedades como el cáncer. La llamada hipertermia maligna es una complicación inusual que puede surgir en casos de anestesia general, pero tiene una tasa de aparición muy baja.

La terapia conocida como hipertermia oncológica se utiliza para tratar ciertos tipos de cáncer. Consiste en la elevación de la temperatura con el fin de exterminar el tumor maligno, y suele utilizarse como complemento para la quimioterapia y radioterapia.

Hoy la tecnología médica ha avanzado a tal punto que existen dispositivos capaces de elevar de manera artificial la temperatura de una zona concreta del cuerpo (hipertermia local). Mediante este tratamiento se han logrado avances en la lucha contra el cáncer y el avance de los tumores malignos.

La hipertermia oncológica profunda tiene como principales características una elevación artificial, controlada y local de la temperatura en el interior de un tumor. Se aumenta hasta los 43.5 o 45 grados por un tiempo determinado, controlando la tolerancia de los tejidos aledaños para evitar daños.

Al igual que las células normales, las células cancerígenas tienen sus propias medidas de defensa contra agentes externos. Gracias a la hipertermia se han logrado superar algunas de estas defensas, ayudando a la reducción o destrucción total de tumores en diferentes partes del cuerpo.

A la hora de distinguir entre diferentes tipos de hipertermia, nos encontramos con orígenes diversos. El estrés por calor es un tipo de hipertermia, una incomodidad fisiológica que aparece en ambientes cálidos, principalmente durante la realización de actividad física. Factores ambientales como la temperatura del aire o la presión incrementan el estrés calórico generando aumentos de temperatura por encima de los valores normales.

Los calambres por calor son lesiones leves ocasionadas por el aumento de temperatura. Normalmente los calambres intermitentes en brazos y piernas se deben a este tipo de hipertermia. Pueden aparecer en personas jóvenes, debido a la hiperventilación y a niveles de sodio intracelular inapropiados.

Por último, dos tipos de hipertermia muy conocidos son el agotamiento por calor y la insolación, o golpe de calor. En estos casos la temperatura corporal asciende a más de 40 grados centígrados y el sistema nervioso central funciona de forma incorrecta debido a la alta temperatura. Es especialmente peligroso en personas de edad avanzada o en niños pequeños.

Sinónimos de hipertermia

fiebre, pirexia, temperatura

Antónimos de hipertermia

hipotermia

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.