Saltar al contenido

Vergüenza

La vergüenza se trata del sentimiento de incomodidad causado al cometer un error, ser humillado o insultado. Como tal, la vergüenza podría describirse como un sentimiento de perder la dignidad o sentirse humillado. También puede estar asociada con el miedo a terminar haciendo el ridículo ante los demás.

Así, podemos definir a la vergüenza como una emoción social que sentimos al menos alguna vez. En este sentido, la vergüenza puede estar provocada por algún hecho puntual y no tener consecuencias negativas. Pero también puede volverse una patología y hacer que la persona que la padece termine sufriendo por ello.

Cuando decimos que se trata de una emoción social se debe a que está relacionada con nuestro comportamiento en público. De esta manera, si sentimos que hemos cometido un error o que hicimos el ridículo sentiremos vergüenza. Se trata de una autovaloración negativa de nuestras propias acciones si sentimos que hicimos algo mal.

La vergüenza es un sentimiento de incomodidad que experimentamos al equivocarnos o ponernos en ridículo.

Por tratarse de una emoción, la vergüenza se manifiesta de distintas maneras: podemos sentir bochorno o ruborizarse, también puede presentarse con retraimiento y timidez. E incluso puede tener reacciones más graves que afectan al estado emocional y psicológico de quien siente vergüenza.

Retomando lo de emoción social y considerando que se relaciona a nuestras acciones en público, la vergüenza se vincula con las opiniones ajenas. Con esto queremos decir que la vergüenza no solo es algo que sentimos nosotros sino que también depende de lo que piensan los demás. En estos casos puede generarnos emociones intensas como ansiedad e inseguridad.

Algunos expertos en materia de psicología consideran que la vergüenza es la respuesta al proceso de autorregulación de nuestra personalidad. Esta teoría se le atribuye al psicólogo Albert Bandura quien también habla de los tres pasos de esa autorregulación. Esos pasos incluyen la observación de nuestro comportamiento, el juicio del mismo y la respuesta que nos genera.

Características sobre la vergüenza

Según la teoría que mencionamos anteriormente, la respuesta que emitimos sobre nuestro comportamiento puede ser positiva o negativa. En el primer caso se condice con los estándares y estamos satisfechos con nuestro proceder. Pero es negativa si consideramos que nuestro accionar no dio la talla y nos genera emociones como culpa o vergüenza.

De esta manera, la vergüenza surge cuando consideramos que hemos actuado mal o peor que los demás. Cuando sentimos que hacemos las cosas mal podemos crearnos inseguridades y sentirnos fracasados. Esto se debe a que, por lo general, el ser humano busca aceptación y aprobación de las demás personas.

Por otro lado, las emociones que experimentamos son las reacciones ante factores externos que nos permiten adaptarnos al entorno. Lo que significa que estas emociones nos sirven de aprendizaje sobre cómo deberíamos actuar para mejorar la próxima vez. Siempre y cuando lo tomemos como un aprendizaje y no permitamos que la vergüenza nos reprima o asuste. Así, la vergüenza se convierte en un importante mecanismo de adaptación y evolución en el entorno social.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.