Saltar al contenido

Velocidad del sonido

El concepto de velocidad del sonido hace referencia a la velocidad en que se propagan las ondas de presión en cualquier medio. Se lo llama de esta manera la propagación de un sonido resulta el fenómeno más claro de percibir del tipo vibratorio. Así, el valor más común de este concepto es de 1231 km/h y se refiere a la propagación de una onda por aire en condiciones estándar.

Sin embargo, la velocidad de propagación varía de acuerdo al medio en el que se efectúa. De esta manera, en agua la velocidad es de 5260 km/h, entre 100 y 150 km/h en caucho y 18000 km/h en acero. La velocidad a la que se propagan las ondas de presión es fundamental para el estudio de fenómenos de resonancia.

Es importante recalcar que la velocidad a la que se propagan las ondas sonoras siempre dependen del medio conductor. Son las características de este medio las que determinan su velocidad y no las ondas o la fuerza que las generan. Así, la velocidad del sonido en nuestra atmósfera y a una temperatura de 20°C alcanza 1234 km/h.

La velocidad del sonido señala los valores que alcanzan las ondas sonoras al propagarse por cualquier medio.

Mencionamos la temperatura porque es un factor de gran influencia en la velocidad que puede alcanzar el sonido en un medio particular. De esta manera, si la temperatura aumenta también aumenta la frecuencia de las interacciones entre las partículas transportadoras. En conclusión, si la temperatura aumenta también aumenta la velocidad de la onda que se propaga.

Por otra parte, el estado del medio en el que se propagan las ondas sonoras también afecta la velocidad del sonido. Así, la velocidad alcanza valores mayores en medios sólidos que en los líquidos, pero es mayor en los líquidos que en los gaseosos. La razón de esto es que mientras más sólida sea la materia mayor es el grado de cohesión que permite la transmisión de la onda.

También se encuentra determinada por la elasticidad que presenta el medio conductor de las ondas. Cuando hablamos de elasticidad nos referimos a la capacidad de dicho medio para retomar su forma inicial. Todos estos factores se deben en cierta forma a las características que presenta el sonido en sí.

Características del sonido

Podemos definir al sonido como una onda longitudinal, mecánica, que se propaga en todas direcciones. El sonido cuenta con la capacidad de estimular al oído humano y producir de esta forma una sensación sonora. Por estas razones, al estudiar el sonido se deben considerar tanto los aspectos físicos como fisiológicos vinculados a la audición.

Una onda sonora presenta unos frentes de onda esféricos. Este efecto hace que las partículas del medio tiendan a comprimirse en las zonas de amplitud máxima. Mientras que se amplían en aquellas zonas de amplitud mínima de la ondulación. De esta manera, las zonas antes mencionadas se conocen como compresión y rarefacción.

Antes mencionamos que la velocidad que alcanza la propagación del sonido depende de las características del medio conductor. Entre ellas podemos mencionar factores como la densidad, la elasticidad, la presión y la temperatura, entre otros. Así, el alcance que tiene una onda sonora en un medio varía según la energía que absorbe, la densidad, elasticidad y rapidez del medio.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.