Saltar al contenido

Detente

La palabra detente se refiere a un pequeño emblema con la imagen del Sagrado Corazón que se lleva en el pecho. De esta manera, el detente es un símbolo de confianza y amor por el Sagrado Corazón de Jesús. Aunque también se lo emplea a modo de protección contra las posibles amenazas del maligno.

Se lo denomina detente porque con este símbolo detenemos al demonio y toda maldad en nombre de Jesús. También se conoce a este símbolo como el pequeño escapulario del Sagrado Corazón aunque no sea exactamente un escapulario. El origen del detente se remonta al siglo XVII y se lo atribuye a Santa Margarita María Alacoque.

Según la historia de este símbolo, esta Santa le escribió una carta a la Madra Saumaise mencionando el deseo de Jesús de hacer estos emblemas. En dicha carta, Santa Margarita menciona que debían hacer unas placas de cobre con la imagen del Sagrado Corazón. Así, todos los que quisieran homenajear a Jesús podrían colocarlas en sus cosas o llevarlas puestas.

El detente es un emblema que homenajea al Sagrado Corazón.

La propia Santa Margarita llevaba el símbolo sobre su pecho y recomendaba a sus novicias a adoptarlo también. Por ello, se encargó de hacer muchos de estos emblemas y solía mencionar que el uso de este símbolo era agradable al Sagrado Corazón. Este símbolo tuvo un rol importante durante la plaga de Marsellas del año 1720.

Durante esta plaga se lo denominaba Salvaguardia y fue ampliamente difundido entre los fieles cristianos. Así, el símbolo se realizaba con una tela blanca donde se bordaba la figura del Sagrado Corazón. A esto le sumaban la siguiente frase: “Oh Corazón de Jesús, abismo de amor y misericordia, en ti confío”.

En la actualidad, al detente se lo conoce por la forma que le dio la Venerable Ana Magdalena Rémuzat. De acuerdo a la historia, el Señor le hizo saber a ella los daños que causaría la plaga y el auxilio que encontrarían al confiar en el Sagrado Corazón. Por ello, junto a sus hermanas prepararon miles de estos emblemas que repartieron en la ciudad y sus alrededores.

El detente a lo largo de la historia

Durante la Revolución Francesa se produjo una fuerte persecución contra la Iglesia y consideraban a este símbolo como la manifestación del fanatismo. Los revolucionarios también consideraban al detente como una clara evidencia de hostilidad hacia el régimen. Incluso usaron una imagen del Sagrado Corazón que encontraron entre las pertenencias de Maria Antonieta como evidencia durante su juicio.

Con el antecedente de la plaga de Marsellas, el detente comenzó a usarse durante epidemias y plagas. Así sucedió a partir de 1866 con la epidemia del cólera en Amiens, Cairo, Roubaix y otros lugares. En esos momentos el detente se volvió una influencia beneficiosa para quienes lo llevaban.

También lo llevaban los soldados por su calidad de Salvaguardia luego de la guerra Franco-Alemana. Durante esta guerra, muchos soldados franceses se vieron protegidos de las balas enemigas por llevar este emblema. Además, se considera que no necesita bendiciones ni leyendas, la sola imagen del Sagrado Corazón basta.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.