Célula

Una célula representa la unidad anatómica principal de cualquier organismo vivo. La mayoría de las células poseen un tamaño microscópico y se encuentran formadas por uno o más núcleos rodeados por una membrana y el citoplasma. La palabra célula deriva del término cellula del latín que significa hueco.

Dadas sus características y tamaño, la célula es considerada el elemento vivo más pequeño. Además, los organismos vivos se clasifican según el número de células que tienen. De esta manera, son unicelulares cuando tienen una única célula o pluricelulares si tienen muchas células.

Los organismos unicelulares son generalmente microscópicos, algunos ejemplos son las bacterias o los protozoos. En el caso de los organismos pluricelulares, la cantidad de células que poseen es variable y oscila entre cientos de células y billones. Los nematodos tienen algunos cientos de células, pero el ser humano se compone de cientos de billones.

Una célula es la unidad principal de todo ser vivo.

En los años 1838 y 1839 el botánico alemán Matthias Jakob Schleiden y el naturalista prusiano Theodor Schwann propusieron teorías celulares vegetales y animales. Dichas teorías proponen que todos los organismos se encuentran compuestos por células. Son estas células las que permiten las funciones vitales al interactuar entre ellas.

Las células contienen información genética en su ADN que posibilita la herencia de una generación a la siguiente. La célula es considera el primer organismo vivo en existir en la Tierra, lo que sería el inicio de la vida en nuestro planeta. Existen numerosas especulaciones e hipótesis sobre cómo nació la primer célula en la historia de la evolución.

Por lo general, se cree que la primer célula nació como producto de la transformación de moléculas inorgánicas en orgánicas. Esto fue posible, según se cree, gracias a condiciones ambientales favorables y adecuadas. Así, esas moléculas se unieron permitiendo la formación de unidades complejas que fueron capaces de autoreplicarse.

Historia y aspectos de las células

La historia y el estudio de las células ha dependido siempre de las tecnologías disponibles para hacerlo. Por lo tanto, fue con la popularidad del microscopio en el siglo XVII que pudo lograrse cierto conocimiento sobre su morfología. Los siguientes avances en materia de óptica fueron ayudando y enriqueciendo el estudios de estos organismos microscópicos.

Recién en el siglo XX gracias a tecnologías de microscopía electrónica y con el desarrollo de herramientas moleculares pudo permitirse un estudio más profundo de estos organismos. Aunque los primeros bosquejos en el estudio de las células datan del siglo XVII que fueron posible gracias a los primeros microscopios.

La acuñación del término célula para referirse a estos organismos se le adjudica al científico inglés Robert Hooke. En 1665 Hooke publicó sus conclusiones de observar tejidos vegetales con un microscopio de su autoría. El científico notó un patrón de celdillas que se repetían en esos tejidos y decidió llamarlas células.

En la clasificación de las células se destacan dos grandes tipos, las procariotas y eucariotas. Fue durante la década de 1670 que un comerciante descubrió la presencia de este tipo de células. Las células procariotas le corresponden a las bacterias principalmente, mientras que las eucariotas se encuentran en vegetales y animales.

Formato para citar (APA)

“Célula” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/celula/ [Consultado: ].

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *