Célula eucariota

Se conoce por célula eucariota a aquellos organismos que cuentan con un núcleo celular diferenciado. La palabra eucariota deriva de los términos eu y karyon del griego que significan verdadero y núcleo respectivamente. La estructura de este tipo de células presenta un citoplasma dividido por membranas con el núcleo bien delimitado.

El núcleo celular de estos organismos se encuentra recubierto por una envoltura nuclear que resguarda su material genético. Es decir, que dentro del núcleo celular se encuentra el ADN característico de esa célula y la información hereditaria. Estas características diferencian las células eucariotas de las procariotas que carecen de núcleo celular definido.

Al contar con un núcleo celular recubierto y protegido, las células eucariotas concentran toda la información genética allí dentro. Otro aspecto que las diferencia de la célula procariota que al carecer de núcleo su información genética está dispersa en el citoplasma. Aquellos organismos que se caracterizan por contar con células eucariotas son denominados eucariontes.

La célula eucariota se caracteriza por tener un núcleo definido.

La evolución de células procariotas a eucariotas es uno de los hitos más significativos en la historia de la vida. Significó alcanzar un mayor nivel de complejidad que fue necesario a la hora del surgimiento de los organismos pluricelulares. Esto implica que si no hubieran evolucionado las células solo existiría un cúmulo de bacterias.

Fue gracias a esta fase evolutiva lo que posibilitó la existencia de los diferentes reinos de seres vivos que existen en la actualidad. Es decir, que el reino animal, el vegetal, el fungi y el protista surgieron gracias a este proceso evolutivo. Gracias a la evolución a células eucariotas fueron posible las radiaciones adaptativas de la vida y la variedad de especies existentes.

La estructura de las células eucariotas presentan la siguiente organización: Cuenta con un citoplasma dividido en varios compartimentos que se encuentran separados pero conectados entre sí. De esos compartimentos, el núcleo es el que más se destaca de la zona activa de la célula. El núcleo contiene toda la información requerida para realizar los procesos necesarios tanto dentro como fuera de la célula.

Características de la célula eucariota

Antes mencionamos que la estructura de la célula se caracteriza por contar con una división de compartimentos. El compartimento más importante es el protoplasma donde se encuentra el núcleo, el citoplasma y la membrana plasmática. Este tipo de célula se caracteriza por contar con un citoesqueleto que recubre el citoplasma.

Otro componente frecuente en las células eucariotas es la pared célular que la encontramos en hongos y plantas, por ejemplo. Se trata de una protección extra que envuelve el exterior del protoplasma. Estas células cuentan con mitocondrias, un tipo de orgánulo heredado por endosimbiosis de algunas bacterias primitivas. Esto les permite desenvolver un metabolismo de tipo aerobio, aunque en otras células eucariotas se perdieron las mitocondrias.

Algunas especies vegetales de eucariontes pueden desarrollar la fotosíntesis gracias a los plastos que contienen en el citoplasma. Los organismos eucariontes presentan una gran variedad de formas aunque en general cuentan con una composición y metabolismo más bien homogéneo.

Formato para citar (APA)

“Célula eucariota” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/celula-eucariota/ [Consultado: ].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *