Saltar al contenido

Teoría de Darwin

La teoría de Darwin, también conocida como teoría de la evolución o de selección natural, es una de las más importantes en el ámbito científico. Darwin fue un notable científico inglés cuya teoría vino a sacudir el mundo científico durante el siglo XIX. Así, la teoría de Darwin postula cómo las especies vivientes lograron evolucionar a lo largo del tiempo gracias a la selección natural.

Fue este postulado sobre la selección natural la explicación que dio este científico acerca de la evolución biológica. Según Darwin, la selección natural se presenta como un fenómeno característico de la evolución. Así, esta selección natural se basa en la reproducción diferencial de la información genética en una comunidad biológica.

Darwin le atribuye al fenómeno de selección natural un carácter de ley general. A la vez, esta selección natural puede ser facilitada u obstaculizada por las condiciones ambientales. En este sentido, las condiciones que presenta el ambiente natural pueden ser propicias o bien complicar la reproducción de estas especies.

La teoría de Darwin explica la evolución a partir de la selección natural.

A la par, Darwin también señaló tres condiciones necesarias para que la selección natural sea posible. En primer lugar, la característica o rasgo de la selección debe ser hereditario; este rasgo debe ser variable entre los seres que conforman una población; por último, la variabilidad de este rasgo debe permitir diferencias para la supervivencia y/o el éxito reproductivo.

Estas condiciones permitirán que algunas de esas características se extiendan en la población. Así, todas estas modificaciones introducidas a lo largo de las distintas generaciones son las que posibilitan el fenómeno evolutivo. Toda esta teoría evolutiva propuesta por Darwin se encuentra explicada en su obra El origen de las especies.

El libro de Darwin se publicó en el año 1859 y allí se explica cómo se produjo la evolución de una especie y las condiciones que la hicieron posible. En su obra Darwin menciona también que aquellas especies que no tienen cualidades adaptativas tienden a morir o extinguirse. En cambio, aquellas que sí desarrollan una capacidad adaptativa tienen más posibilidades de sobrevivir.

Darwin y la evolución de las especies

La teoría de Darwin suele denominarse de distintas maneras, como hemos señalado, incluso se la conoce como Darwinismo. Esta teoría explica la evolución de las especies a través de la selección natural de los ejemplares. Selección natural que se extiende por medio de la herencia transmitiendo determinados rasgos entre las distintas generaciones.

Esta teoría propuesta por Darwin se encuadra dentro de la doctrina científica del evolucionismo. El evolucionismo señala que la diversidad biológica que existe en nuestro planeta fue posible gracias a las modificaciones en la herencia genética de los seres vivos. Lo que el evolucionismo señala es que todas las especies evolucionaron a partir de un antepasado en común.

El gran aporte de la teoría de Darwin al evolucionismo fue este supuesto acerca de la selección natural. La explicación de Darwin sobre la evolución se basa en una reproducción diferencial desarrollada por los genotipos. También se basa en las condiciones del medio ambiente y cómo éstas influyen la reproducción de ciertas características. Darwin menciona que los genotipos que subsisten en el tiempo son aquellos que pueden adaptarse al entorno.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.