Producción agrícola

La producción agrícola se refiere a aquella actividad económica centrada en la agricultura. Se trata de una de las principales actividades económicas y se enmarca como el sector primario de la economía. En este sentido, la agricultura se trata del cultivo de cereales, granos y vegetales para el consumo humano.

Se trata de una actividad sumamente importante para la subsistencia del ser humano ya que se encarga de proveer alimento y materias primas. Por más avanzada que sea la actividad económica de un país, la producción agrícola sigue siendo la actividad primaria. Esto se debe a que gran parte de esta producción se emplea como alimento, pero también pueden destinarse en la producción de indumentaria y perfumería, por ejemplo.

En la producción agrícola se deben tener en cuenta cuestiones como los ciclos propios de la naturaleza a la hora de cultivar cualquier producto. Esto se debe a que la mayoría de las plantas son estacionales y no se las puede cosechar en todo momento. También deben considerarse las cuestiones climáticas que pueden entorpecer la labor o dañar los cultivos.

La producción agrícola representa la principal actividad económica de una sociedad.

Otras cuestiones a tener en cuenta con respecto a la producción agrícola es dónde se van a almacenar los productos una vez cosechados. Esto tiene que ver con las mejores opciones para resguardar los productos y que no se terminen echando a perder. Cada producto tiene distinto tiempo de validez, muchos de estos productos naturales son perecederos.

La producción agrícola ha ido evolucionando con el paso del tiempo y gracias a los avances tecnológicos. Y aunque se implementen técnicas para acelerar los procesos naturales y lograr mayores producciones, el proceso sigue siendo el mismo de siempre. Algunos avances tecnológicos permitieron que la producción agrícola sea más resistente a las plagas y se desarrolle con mayor rapidez, por ejemplo.

En la historia de la humanidad, la producción agrícola marcó un hito al ser instaurada como forma de obtener alimento. Antes de ello, los grupos humanos se caracterizaban por ser nómadas y buscar alimento allá donde fueran. Con la agricultura pudieron asentarse en un lugar y producir su propio alimento para una mejor subsistencia.

Características e historia

Se cree que fue recién a finales de la Edad de Piedra durante el período Neolítico que el ser humano aprendió cómo cultivar la tierra. Con esta nueva habilidad, pudieron establecerse en un lugar de forma fija lo que dio pie al nacimiento de las ciudades después. También significó un marcado aumento en la productividad económica de los grupos humanos.

La producción agrícola también permitió que los hombres pudieran ampliar sus tareas económicas dando pie a una especie de división del trabajo. Así, algunos hombres se encargaban de los cultivos mientras otros se dedicaban a la caza y la pesca, por ejemplo. Además, la producción agrícola provocó que empezara a sobrar alimento lo que dio pie a intercambios comerciales con otros grupos humanos.

Los requisitos para la producción agrícola son pocos ya que solo se necesita tierra y semillas para empezar. Luego debemos considerar el riego y otras técnicas que beneficien el crecimiento de las plantas como el abono. También cabe mencionar que, dado su simpleza, la producción agrícola es la actividad económica principal de países menos desarrollados.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *