Saltar al contenido

Harina de fuerza

La harina de fuerza es un tipo de harina hecha con distintas variedades de trigo común que tiene un mayor contenido en gluten. El gluten se trata de una proteína elástica y la responsable de que las masas retengan el gas de la fermentación y no pierdan su forma. La harina de fuerza también se puede preparar añadiendo ciertos aditivos, pero siempre es mejor mientras más natural sea.

Esta clase de harina es ideal para elaborar todo tipo de bollos, panificados y productos de repostería tales como: brioche, bollos suizos. croissants, masas dulces, rosca de Reyes, entre otros. Por lo general es el tipo de harina que se usa en masas que llevan grandes cantidades de azúcar, huevos, manteca y frutos secos.

En este sentido, la ventaja de la harina de fuerza se encuentra en su alto contenido en gluten lo que permite que la masa suba. Si se emplea una harina más floja puede que los productos panificados no alcancen el volumen esperado. Por lo general, la fuerza de las harinas se indica usando el parámetro W, mayor W significa mayor fuerza.

La harina de fuerza contiene un alto porcentaje de gluten y es ideal para elaborar pan.

Resulta muy frecuente el uso de este tipo de harina a la hora de elaborar pan por su facilidad de uso. Incluso es ideal para aquellas personas principiantes en la elaboración de pan porque ayuda a compensar errores comunes. De esta manera, las masas hechas con harina de fuerza resultan más fáciles de amasar y suelen ser menos pegajosas.

A la vez, la fuerza de esta harina sirve para compensar un amasado flojo o malo de alguien inexperto. Por estas razones también el pan se eleva con facilidad y suele soportar bien una larga fermentación dándole mejor sabor al pan. Entre las desventajas del uso de esta harina podemos mencionar que suele requerir una mayor cantidad de levadura y las cortezas quedan más toscas.

No se recomienda el uso de esta harina en repostería si queremos que las elaboraciones tengan una textura más ligera. Por lo tanto, a la hora de hacer bizcochos, cupcakes, galletas, muffins y tortas lo mejor es emplear una harina de repostería de fuerza cero. Sin embargo, debemos considerar el tipo de preparación que queremos hacer a la hora de elegir la harina a utilizar.

Características y diferencias con otras harinas

Tal como hemos señalado, la harina de fuerza es ideal cuando buscamos que la masa se forme y eleve fácilmente. Por esta razón se la emplea en la preparación de panes y masas dulces que se fermentan con mucha azúcar, huevos y manteca. Teniendo eso en cuenta, no se recomienda el uso de esta harina para preparar galletas porque quedarían toscas.

Lo que caracteriza a la harina de fuerza es que se elabora a base de sémolas de trigo duro lo que le otorga una mayor proporción de gluten. Esta mayor concentración de gluten hace un poco más laboriosa la labor de amasado y estirado de las masas. Sin embargo, estas cualidades consiguen que el pan logre la estructura necesaria en la cocción para sostener una miga bien aireada.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.