Saltar al contenido

Pan y vino

El pan y el vino son elementos constitutivos del Sacramento, además de ser alimentos y formar parte de los Servicios Divinos. En primer lugar, el pan es el símbolo por excelencia de alimento humano. Y junto con el vino son de los alimentos más recurrentes que se mencionan en la Biblia.

Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento se menciona al pan como alimento y se encuentra relacionado con diversos milagros. El pan también cumple una función de gran importancia en el Servicio Divino. A este respecto, cabe mencionar que se colocaban doce panes en la mesa frente al velo del santísimo. Estos panes eran para el consumo de los sacerdotes durante los días de reposo y se iban reemplazando por otros nuevos.

En cuanto al vino, aunque también se vincula a la alimentación, se trataba de una bebida que se consumía en las fiestas. Además de esto, en Israel consideraban al vino un símbolo de alegría y salvación futura. Por último, tanto el pan como el vino forman parte de la Santa Cena, también conocida como eucaristía.

El pan y el vino son elementos fundamentales de la eucaristía.

Otra cena de celebración donde el pan representa un elemento imprescindible es en la cena de Pascua. Esta festividad se celebra en recuerdo de la liberación de los israelitas del cautiverio egipcio. Mientras que la Santa Cena simboliza la liberación de los hombres del cautiverio del pecado.

Para las Iglesias de Comunión Anglicana, cuando el pan y el vino son consagrados se convierten en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Esto parte de los dichos de Jesús durante la Última Cena, asegurando que el pan era su cuerpo y el vino su sangre. Por esta razón, estos alimentos son los elementos fundamentales en el rito de la eucaristía.

Si analizamos estos dichos de Jesús y la asociación de estos alimentos con su cuerpo y sangre encontramos más significados religiosos. En cierta forma, el pan sin levadura que sirvieron en la Santa Cena representa la Palabra de Dios. Lo que igual equivale al cuerpo de Jesús, mientras que el vino como su sangre representa al Espíritu Santo.

Otros significados asociados al pan y al vino

En la Biblia se suele mencionar al pan como símbolo de diferentes cosas, entre ellas: es un alimento escatológico, es la palabra de Dios y representa sabiduría. También se lo asocia con Jesús y se lo suele denominar el pan de vida. En cuanto al vino, se lo menciona como la bebida de uvas fermentadas y la primera mención a esta bebida está relacionada con Noé.

Parte de la gran importancia que tienen estos alimentos es su relación con la Última Cena. Esta cena fue un episodio evangélico en el que Jesús se reunió para compartir pan y vino con sus discípulos antes de su muerte. Por esta razón también se cuenta este episodio como uno de los momentos claves vinculados a su muerte.

Junto con estos simbolismos religiosos vinculados a estos alimentos, podemos decir que son igual de relevantes para la salud humana. Ambos alimentos han sido parte de la alimentación de los humanos desde tiempos antiguos. En la actualidad se siguen consumiendo pero existen algunos discursos sobre sus impactos en nuestra salud.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.