Saltar al contenido

Luz eterna

La luz eterna es como se le dice a la lámpara que se mantiene siempre encendida en las sinagogas. Esta lámpara se ubica arriba del Arca y es un símbolo en honor a la luz perpetua del Santo Templo de Jerusalén. Además, podría decirse que la luz eterna es un símbolo de la presencia inamovible de Dios y la fe eterna en él.

Esta lámpara, denominada luz eterna, es uno de los pocos ornamentos que se pueden encontrar en las sinagogas. Como las sinagogas son consideradas santuarios menores, se acostumbra replicar en ellas los elementos propios del Templo de Jerusalén. A esta lámpara se la conoce originalmente como Ner Tamid, lo que en español equivale a llama eterna.

Otro nombre con el que se la conoce a esta lámpara es como la Luz Occidental, luz que debía arder permanentemente. En este sentido se diferenciaba de otras lámparas que solo se encendían durante la noche. De esta manera, la luz eterna se interpreta como un símbolo de la presencia constante de Dios.

La luz eterna es una lámpara que permanece encendida siempre en las sinagogas.

También se la suele asociar como una representación de la luz espiritual que salió del santuario. E incluso como un símbolo de la Ley Divina , ley que debe permanecer viva siempre en el mundo. De acuerdo a las referencias bíblicas, esta luz es una representación de la felicidad, la prosperidad y de la vida misma.

Más allá de las representaciones asociadas con esta lámpara, la Torá le da un significado puramente espiritual y religioso. Así, según sugiere la Torá, esta lámpara no cumple ninguna función práctica como ocurre con otras lámparas. Por el contrario, la luz eterna es un símbolo constante de la devoción a Dios por parte del pueblo judío.

También se suele considerar a la luz eterna como un símbolo de los principios esenciales que caracterizan al judaísmo. Otro significado asociado a la luz eterna tiene que ver con la constancia y la infinitud de la luz. En este sentido, se toma a esta lámpara como una metáfora de la luz que llevamos todos dentro nuestro.

Más significados asociados a la luz eterna

Tal como venimos mencionando, la lámpara de la luz eterna simboliza diversas cuestiones de la religión judía. Como recordatorio de la luz que todos llevamos dentro se refiere a las virtudes de la bondad y piedad. Pero también hace referencia a la luz infinita que podemos compartir con los demás para iluminar nuestro entorno.

Esta idea figura incluso en la Torá, en una cita escrita por Aharon-Yaakov Greenberg figura lo siguiente: “Todo judío debe encender el Ner Tamid (luz eterna) en su propio corazón”. Esta cita se asemeja a otra máxima que repite seguido el pueblo judío, la idea de ser la luz en medio de la oscuridad.

Estas ideas siguen fomentando la fe de los judíos, unificando el santuario espiritual. Así, la religión no solo se vive en los templos sino que también avivamos esta llama en nuestro interior. Y mientras mantengamos viva esta luz eterna interior siempre podemos recurrir a ella en caso de necesidad.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.