Controles de aplicación

Los controles de aplicación se añaden a la red corporativa a través de un software que restringe el acceso a ciertas aplicaciones y sitios. Es una forma de proteger los equipos de una compañía de las posibles acciones ejecutadas por los empleados. Estos controles de aplicación también registran las distintas acciones y actividades realizadas de acuerdo a las políticas de seguridad establecidas.

El control de aplicación clasifica las aplicaciones en cuatro grupos diferentes: las aplicaciones confiables, las de baja restricción, las de alta restricción y las no confiables. Como su nombre lo indica, las aplicaciones confiables cuentan con la autorización de confiabilidad del proveedor digital.

Las aplicaciones de baja restricción no cuentan con la autorización del proveedor de confianza pero no presentan una amenaza. En el caso de las aplicaciones de alta restricción, son clasificadas como amenazas de alto nivel y no cuentan con autorización. Por último, las aplicaciones no confiables tienen el valor más alto de amenaza y carecen de autorización digital.

Los controles de aplicación son una función informática para restringir el acceso a ciertos sitios de una red corporativa.

Aplicar controles de aplicación en una compañía o empresa sirve para proteger los datos que transitan en la red corporativa. Algunos de los beneficios que otorga activar estos controles son: Regular el tráfico de los datos que se dan entre la red local y otra no confiable, filtra el acceso para las aplicaciones, minimiza los riesgos y protege los datos de la compañía.

Además, controlar y restringir el acceso a ciertos sitios es una forma de promover la productividad de los empleados. Sin embargo, a la hora de incorporar estos controles debe recurrirse a un software de confianza. Esto se debe a que algunos softwares pueden poner en peligro los datos corporativos, sobrepasar el ancho de banda, entre otros.

Algunas otras ventajas de aplicar controles de aplicación son: Envía informes sobre los protocolos activos de la red privada y quiénes los utilizan, se pueden crear políticas basadas en los tiempos de uso. También aleja los malwares de la red privada para que no afecte el ancho de banda y potencie la productividad. Bloquea numerosas aplicaciones de manera fácil y rápida, permite crear reglas personalizadas para otros protocolos.

Características y funciones

Podemos decir que el objetivo de los controles de aplicación es asegurar un ingreso autorizado y correcto de los datos corporativos. Además, estos controles sirven para almacenar de forma adecuada y segura dichos datos. A la vez que se controlan las salidas del sistema y se mantienen registros de seguimientos sobre entradas y salidas del sistema.

Por otra parte, existen diferentes tipos de controles de aplicación que cuentan con funciones específicas. Así tenemos los controles de ingreso que se usan para mantener y proteger los datos que se ingresan al sistema. Luego están los controles de salida que monitorean las acciones ejecutadas con esos datos.

También están los controles de integridad que sirven para identificar la consistencia e integridad de los datos que se procesan. Los controles de procesamiento, por su parte, aseguran un procesamiento automático de las transacciones realizadas. Mientras que los Logs se usan para identificar eventos inusuales que deben investigarse.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *