Administrar

El verbo administrar hace referencia a la acción de organizar la economía personal o la de una organización. También se puede emplear para referirse al gobierno de una comunidad, una institución y hasta de un territorio. Podemos decir que se trata de la actividad enfocada a la gestión de las finanzas de una empresa, estado u organización.

La forma en que alguien administra su propia economía o bien las finanzas de una institución impactan en su rendimiento. Además, una buena administración, ya sea económica u organizacional, se refleja en el funcionamiento de esa entidad. De esta manera podemos decir que administrar no solo consiste en gestionar las finanzas sino también los diferentes recursos con los que se cuenta.

Si hablamos de administrar una empresa, por ejemplo, aquí se incluyen los recursos capitales y los recursos humanos también. Por lo general, la administración se orienta a cómo se organizan estos recursos, pero también apunta hacia ciertos objetivos. Esto quiere decir que todas las decisiones que se tomen a la hora de administrar buscan cumplir esos objetivos.

El verbo administrar se trata de organizar los recursos y finanzas de una entidad.

A la hora de administrar, la persona encargada de esta tarea debe poner atención en el orden y la transparencia de dicha función. Aunque se relaciona generalmente con las finanzas, la acción de administrar puede aplicarse en distintos ámbitos. En este sentido, el verbo administrar puede tomarse como el sinónimo de gestionar u organizar.

Aunque existen carreras y cursos para formarse en los distintos aspectos de la administración, también se puede aprender de forma autónoma. Sobre todo cuando hablamos de administrar nuestras finanzas, nuestro trabajo y nuestro tiempo. Esto se aprende a prueba y error como parte de la vida misma, del sentido común y la responsabilidad.

La carrera más conocida relacionada con esta actividad es la de administración de empresas. Esta disciplina se dedica al estudio de las organizaciones, los procesos que las caracterizan y cómo gestionar sus diferentes recursos. Además de enseñar acerca de los diferentes procedimientos de administración se abordan los resultados de esta actividad.

Otros conceptos y características

El verbo administrar también suele emplearse como sinónimo de dosificar o racionar alguna cosa. Un ejemplo de este uso puede encontrarse en cómo se debe administrar un medicamento o incluso los alimentos para la semana. Así vemos que se habla sobre cómo se debería racionar cierta cosa para que alcance o se reparta de forma equitativa.

Ya hemos señalado que el verbo administrar se emplea, por lo general, de forma indistinta en relación al de gestionar. Sin embargo es importante señalar que no son sinónimos y cada uno señala una actividad específica. Así, la acción de administrar tiene que ver con llevar cierto control, organizar, planificar y ejecutar cómo se usan los recursos disponibles.

En el caso del verbo gestionar, este se relaciona más con la parte práctica, es decir las acciones que se realizan. Si bien se vincula con la planificación anterior, la gestión tiene que ver más con la ejecución de esos planes. Así, la administración conlleva ciertas estrategias para poder cumplir los objetivos propuestos.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *