Saltar al contenido

Flor de la vida

La flor de la vida se trata de una figura geométrica formada por 19 círculos del mismo tamaño. Estos círculos superpuestos forman 36 arcos en un conjunto hexagonal que se encuentra contenido en un círculo mayor. Los círculos de esta figura se van solapando para formar distintos patrones con simbologías profundas y universales.

Esto se debe a que los patrones que se forman en la flor de la vida se encuentran presentes en el cosmos, las distintas culturas de la historia y hasta en la naturaleza. De esta manera, se podría decir que la figura de la flor de la vida se puede encontrar en cualquier lugar del mundo. De ahí su carácter universal y los significados profundos que se le atribuyen a esta figura simbólica.

La figura de la flor de la vida podemos encontrarla en lugares tan diferentes y separados como Egipto, Irlanda y Japón. Incluso se hallaron vestigios arqueológicos mesoamericanos con esta figura tan particular. Por eso se le atribuye un significado místico y se cree que se trata de un símbolo arraigado a la conciencia humana.

La flor de la vida es una figura de la geometría sagrada.

De esta manera, la explicación sobre su significado místico y su arraigo en la mente humana la vuelve una figura omnisciente. Esto quiere decir que se la puede encontrar en todas partes, siempre que existan indicios de conciencia. En cuanto al nombre de esta figura, se le llama flor por su forma parecida y además representa el ciclo de un árbol frutal.

El simbolismo relacionado al árbol frutal se basa en todo el ciclo que atraviesa el mismo. En este sentido, primero nace una flor pequeña que luego se transforma en una fruta. Dicha fruta contiene semillas que al caer al suelo forman un nuevo árbol continuando el ciclo. Así, el ciclo cuenta de 5 pasos: Árbol a flor, flor a fruta, fruta a semilla, semilla a árbol y vuelta a empezar.

Este ciclo de los árboles frutales es llevado a cabo por la naturaleza de forma continua y espontánea. Y aunque es un ciclo que se repite continuamente, no siempre apreciamos el proceso circular que realiza. En cierta forma, el ciclo del árbol frutal es semejante al de la vida y se lo relaciona también con la geometría sagrada.

La geometría sagrada de la flor de la vida

Si analizamos las formas que contiene la figura del árbol de la vida encontraremos las siguientes: la del círculo, por supuesto, pero también está la vesica piscis formada por dos círculos encadenados. En la interconexión de los distintos círculos se encuentran patrones como el árbol de la vida, el huevo de la vida y la semilla de la vida.

Todos estos patrones contenidos en la figura del árbol de la vida representan figuras sagradas. Por último, de la conexión entre todos estos círculos surge la flor de la vida propiamente dicha contenida en un círculo mayor. Uno de los significados de esta figura tiene que ver con la unidad del todo, representa una red que interconecta todas las cosas.

Por estas razones se asocia a la flor de la vida con la idea filosófica espiritual de la unidad. Así, al igual que la flor de la vida se encuentra en todos lados, lo mismo sucede con esta idea de unidad. Por lo que la flor de la vida representa la unidad del cosmos, todo lo que existe en el universo se representa de forma geométrica.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.