Saltar al contenido

Calendario azteca

El calendario azteca se trata de un sistema de medición del tiempo creado por los aztecas. Sin embargo, existen dos tipos de calendarios aztecas que se basan en dos ciclos diferentes: el calendario ritual y el calendario solar. Estos calendarios servían para poder calcular los días, meses, años y siglos de acuerdo a dichos ciclos.

De esta manera, el calendario ritual era llevado por un sacerdote quien se encargaba de contar los días. Este tipo de calendario tenía 260 días y contaba con un carácter adivinatorio. En cuanto al calendario solar o civil, tenía 365 días y marcaba las fechas en que se honraba a las deidades, se rendían tributo a las estaciones u ocurrían fenómenos naturales.

Se desconoce con certeza cómo se originó el calendario azteca, aunque cuenta con ciertos antecedentes de culturas mesoamericanas. Más específicamente tiene como antecedente al calendario solar maya que también tenía 365 días y se denominaba Haab. Y contaban además con un calendario ritual de 260 días conocido como Tzolkin.

El calendario azteca era el sistema para medir el tiempo creado por los aztecas.

En ambos casos, el objetivo de estos calendarios era organizar la vida en sociedad de estos pueblos. Así, el calendario servía como una especie de guía para las actividades agrícolas, así como celebraciones, fechas de cosecha y rituales. Entonces, el calendario ayudaba al pueblo azteca a organizar todo tipo de actividades cotidianas; desde cuándo cultivar y cosechar hasta cuándo hacer ofrendas a sus dioses.

El calendario solar se conformaba de 365 días que se dividían en 18 meses de 20 días cada uno. Este calendario era conocido como Xiuhpōhualli y los meses se denominaban cempohuallapohuallis. A final de año se solían añadir 5 días a los que consideraban como días vacíos que se dedicaban a hacer ayuno y reposo.

Además de las funciones ya mencionadas, el calendario solar servía para definir fechas de eventos sociales tales como: iniciar a los niños en determinadas actividades, fiestas para honrar a las deidades e incluso a los muertos. Se solía confundir al calendario solar azteca con la Piedra del Sol encontrada en Ciudad de México.

El calendario ritual y sus usos

Ya mencionamos que existían dos tipos de calendarios azteca que se basan en distintos ciclos. El calendario ritual, también llamado sagrado y conocido como Tonalpohualli, se refería específicamente a fechas místicas. Este calendario contaba con 260 días dividido en 20 meses de 13 días cada uno.

La función de este calendario consistía en registrar aquellas fechas que resultaban propicias para eventos relevantes. En este sentido, marcaban cuáles eran los mejores días para sembrar y cosechar o bien para hacer viajes. Este tipo de calendario solía registrarse en papel vegetal o bien sobre piel de venado.

Cada uno de los 260 días del calendario ritual tenía un nombre específico e irrepetible. Así, los nombres de los días se creaban en base a un sistema que combinaba los nombres de los días solares con números entre el 1 y el 13. Los días del calendario solar, en cambio, se asociaban a aquella deidad a la que rendían tributo durante ese mes.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.