Vértigo

Se le llama vértigo a aquella sensación ilusoria de que todo lo que nos rodea se mueve o que uno mismo se encuentra dando vueltas. Esta sensación se debe a una alteración de los oídos o del sistema nervioso central. También puede describir una actividad que se realiza con un ritmo o velocidad acelerada.

Cuando decimos que el vértigo señala una sensación de movimiento, ya sea de cosas o de uno mismo, puede presentarse de distintas maneras. Este movimiento suele ser una especie de balanceo, un desplazamiento o bien un movimiento giratorio. Así, podemos sentir que nos movemos o bien el suelo o el mismo entorno.

Aunque resulta muy común confundir esta sensación provocada por el vértigo con el mareo, tienen ciertas diferencias. El mareo se presenta como una alteración del equilibrio que puede relacionarse con numerosas causantes: una sensación de malestar y desmayo inminente, lo que puede venir acompañado de náuseas, palidez y sudor frío.

El vértigo se refiere a sentir que todo se mueve parecido al mareo.

En este sentido resulta importante señalar que el mareo se trata de un trastorno del equilibrio. Mientras que el vértigo se define como una alteración en el sistema vestibular, ubicado en el interior del oído. El centro neurálgico del sistema vestibular está conectado al tronco del encéfalo.

Entre los principales síntomas que caracterizan al vértigo se encuentran la sensación de movimiento que ya hemos mencionado. Esto se presenta al sentir que los objetos que nos rodean giran, a la vez que terminamos sintiendo cierta inestabilidad nosotros mismos. Sufrir vértigo nos termina impidiendo realizar nuestras actividades con normalidad y también podemos sentir náuseas.

Resulta necesario mencionar que aquellas personas que sufren una crisis de vértigo se encuentran momentáneamente incapacitados. Además deben ser tratados por un médico inmediatamente. Existen diferentes razones por las que una persona puede sufrir de vértigo y las mencionaremos en el siguiente apartado.

Causas y tratamiento

Entre las principales causas de vértigo se encuentran algunas alteraciones al oído tales como: vértigo posicional paroxístico benigno, Enfermedad de Ménière o la neuritis vestibular. Cualquiera de estas representan más de la mitad de las causantes frecuentes en mareos y vértigo.

Además, el vértigo puede ser causado por tumores, traumas, infecciones u otras complicaciones de origen otológico y/o periféricas. Por último, también puede ser ocasionado por una patología neurológica de origen vascular o bien por esclerosis múltiple. Cabe señalar que cualquiera puede sufrir vértigo, tanto en la infancia como en la tercera edad.

Aunque el vértigo se puede clasificar según su causante, en estos casos se los categoriza entre centrales y periféricos. El vértigo central es ocasionado por una alteración en los mecanismos neurológicos del sistema vestibular. En cuanto al vértigo periférico, este se debe a una afectación en el oído y en el nervio vestibular.

Para tratar el vértigo se debe tener en cuenta la causante del mismo, ya que cada caso requiere un tratamiento específico. Pero los tratamientos van desde dietas específicas, el uso de fármacos como Betahistina o diuréticos. También se aconseja la maniobra de Epley para reacomodar el órgano afectado y hasta fisioterapia.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *