Primera, segunda y tercera ley de Newton

Las leyes de Newton se remontan a finales del siglo XVII y sirvieron para sentar las bases de la física. Estas tres leyes, creadas por el físico inglés Sir Isaac Newton, hicieron posible calcular y explicar las fuerzas que dirigen el movimiento mecánico de las cosas. En este sentido, las leyes de Newton forman los pilares de la dinámica y el por qué del movimiento de los objetos.

Debido a sus aportes científicos, Isaac Newton es considerado una importante personalidad de la física y la historia en general. Antes de la publicación de sus leyes nadie entendía por qué los objetos del universo se movían de la forma en que lo hacían. Aquí se incluían tanto los objetos que nos rodean como los cuerpos celestes del espacio.

Las leyes de Newton también se conocen como Leyes de la Dinámica o bien las Leyes del movimiento de Newton. Se tratan de tres principios matemáticos que sirven para explicar todos los movimientos posibles en el Universo. Por esta razón, las leyes de Newton representan las bases de la dinámica, la rama de la Física dedicada al estudio del movimiento de los cuerpos.

Las leyes de Newton explican el movimiento de las cosas en el universo.

La primera ley de Newton se denomina ley de la inercia y declara que: “Todo cuerpo permanece en su estado de reposo o de movimiento rectilíneo uniforme a menos que otros cuerpos actúen sobre él”. Esta ley señala que un cuerpo se mueve cuando se ejerce una fuerza sobre el mismo, de lo contrario permanece quieto.

En cuanto a la segunda ley de Newton, esta se denomina ley de fuerza y afirma lo siguiente: “La fuerza que actúa sobre un cuerpo es directamente proporcional a su aceleración”. Esta ley es conocida también como Ley Fundamental de la Dinámica y señala la relación proporcional entre la fuerza y el movimiento de dos cuerpos.

Por último, la tercera ley de Newton se denomina ley de acción y reacción y reza lo siguiente: “Cuando un cuerpo ejerce una fuerza sobre otro, este segundo ejerce sobre el primero una fuerza igual pero en sentido opuesto”. También llamado Principio de acción y reacción, señala la retroalimentación de las fuerzas aplicadas.

A tener en cuenta sobre las leyes de Newton

Estas leyes surgieron a partir de una serie de supuestos que propuso Newton y terminaron siendo ciertos. Cada uno de estos supuestos servían para explicar la relación entre la masa de un objeto y la fuerza aplicada detrás de cada movimiento. En este sentido, es esta relación entre fuerza y masa la que termina causando el movimiento de un objeto.

De esta manera, el movimiento de un objeto es el resultado basado en cuánto pesa un objeto y la fuerza que se necesita para moverlo. Además, cabe mencionar que Newton definía al movimiento de un cuerpo como el desplazamiento de un lugar a otro. Por ello, para que dicho cuerpo pudiera moverse se necesitaba ejercer una fuerza sobre el mismo.

Debido a que la relación entre masa y fuerza es proporcional, si un objeto resulta pesado se precisa mayor fuerza para moverlo. En este sentido, la masa del cuerpo es fundamental a la hora de conseguir que el mismo se mueva. Así, la masa es el punto de partida y la que determina la fuerza necesaria para provocar un movimiento.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *