Sentido de la vida o propósito

El sentido o propósito de la vida ha sido una de los cuestionamientos existencialistas más comunes de la humanidad. Si bien no se ha llegado a un consenso general o una respuesta clara sobre esta cuestión, existen ciertas visiones al respecto. Una de las más generalizadas se refiere a valorar la vida reconociéndonos a nosotros mismos y a los demás.

Desde que el hombre tiene uso de razón se ha cuestionado el propósito o sentido de la vida. En este sentido, preguntas como “¿Quién soy?”, “¿Cuál es el sentido de mi vida?”, “¿Qué propósito debo cumplir en este mundo?”, entre otras han sido formuladas por el ser humano en algún momento. Y aunque no existe una respuesta específica, las personas suelen adaptarlas a las convenciones sociales o a sus motivaciones personales.

En cierta forma, el propósito o sentido de la vida se asocia con la búsqueda de la felicidad. De esta manera, cada persona busca su propia felicidad de acuerdo a sus intereses, objetivos y preferencias. Para algunas personas, el sentido de la vida puede ser una carrera profesional exitosa, otros quieren formar una familia, etc.

El sentido de la vida es uno de los principales cuestionamientos existencialistas del hombre.

Encontrarle significado a la vida es una cuestión subjetiva y no existe una fórmula común para todos. Cada persona debe encontrar su propio sentido a la vida, lo que desea o espera lograr durante su existencia. Tampoco se debe pensar que el sentido se encuentra en determinado momento siguiendo un camino pautado con anterioridad.

Incluso podemos decir que el sentido de la vida se encuentra en las situaciones y experiencias cotidianas. Así, el propósito de la vida se instaura como una especie de respuesta a aquellas cosas que nos han marcado. Se vuelve la motivación que nos transforma y nos brinda el propósito que estábamos buscando.

Encontrar el propósito que le da sentido a nuestra vida no solo nos da un objetivo sino que también nos motiva a cumplirlo. Se convierte en lo que nos hace levantarnos todos los días, algo por lo que ilusionarnos y querer alcanzar. Así, lograr este propósito supone cumplir otros objetivos que nos acerquen cada vez más a esa meta establecida.

Características del propósito o sentido de la vida

Tal como hemos mencionado, el propósito que le damos a nuestra vida depende de nosotros, es algo subjetivo. Cada persona cuenta con libre albedrío para tomar sus propias decisiones y lograr lo que desea de su vida. En cierta forma requiere tomar conciencia de nuestra existencia, nuestros deseos, elecciones, objetivos y comprometernos con ello.

Para ello es importante considerar nuestros deseos y necesidades, así como nuestras capacidades y habilidades. Esto nos permitirá asumir el compromiso que supone perseguir este propósito y lograrlo en algún momento. Pero también debemos tomar responsabilidad por nuestras acciones, las consecuencias que estas puedan tener y cómo afectan nuestro proyecto de vida.

En cierta forma, reconocer y comprometernos con nuestro propósito nos da una motivación especial para conseguirlo. Muchas personas se pasan buscando su propósito toda la vida, mientras que otras lo descubren más temprano. Pero el camino no siempre es el mismo para todos, por lo que lo importante es descubrirlo y transitarlo a nuestra manera.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *