Saltar al contenido

Ka y Ba

El Ka y Ba son las dos partes del ánima humana de acuerdo a las creencias egipcias. De esta manera, el Ka representa la esencia espiritual que tiene cualquier persona al momento de nacer. Mientras que el Ba se refiere específicamente a aquellos rasgos únicos que tiene una persona, lo que conforma su personalidad.

La creencia egipcia consideraba al Ka como una esencia independiente del cuerpo físico, aunque residía en su interior. Supuestamente el Ka permanecía en el interior del cuerpo incluso luego de que la persona muriera. Se creía que el Ka permanecía en el cuerpo hasta el momento de reencontrarse con el Ba y viajar al inframundo.

En cuanto al Ba, tal como mencionamos antes, eran aquellos rasgos únicos de la persona, su personalidad. Y se creía que el Ba seguía viviendo también al morir la persona, aunque abandonaba el cuerpo físico para viajar al inframundo. La creencia dice que podía volver a la tumba para reunirse con el Ka luego del juicio de Osiris.

El Ka y el Ba representaban las dos partes del espíritu del hombre.

Estas partes del ánima humana se representaban de formas específicas según cada caso. Así, el símbolo del Ka se refiere a Heka que era la deidad egipcia vinculada a la magia. En el caso del Ba, se lo representaba con una figura que tenía cuerpo de pájaro y cabeza humana.

Además del Ka y el Ba, el espíritu del hombre estaba conformado por su cuerpo físico, su nombre y su sombra. Para ser más exactos podemos decir que el Ka era la fuerza que le otorga la vida a la persona de manera temporal. Pero este concepto egipcio de espíritu humano no se parece en nada al que contemplan otras religiones.

Los egipcios creían que el Ka era la fuerza que protegía a las personas durante la vida y después de la muerte. También solían relacionar este concepto con el poder espiritual e intelectual. De cualquier manera, el Ka es una fuerza vital que no se ve, pero se siente y necesita alimento para sobrevivir.

Características del Ka

En la cultura egipcia también existían sacerdotes del Ka ya que no alimentar adecuadamente al Ka traía ciertas consecuencias. Entre ellas se creía que el hombre perdía la oportunidad de tener una vida eterna. También pensaban que el Ka permanecía en el cuerpo del difunto si éste era momificado.

Por estas razones los egipcios acostumbraban embalsamar los cuerpos y era importante agregar ofrendas de alimentos en las tumbas para el Ka. El origen del Ka, según la mitología egipcia, era producto de Jnum quien lo moldeaba en su torno de alfarero. Y era Jnum también el que se encargaba de depositar el Ka en los niños al ser concebidos.

El Ka también les daba a las personas la oportunidad de ser inmortales y hasta convertirse en dioses según sus acciones en vida. Por otra parte, los dioses y faraones tenían el Ka unidos a su cuerpo de manera indisoluble. El resto de los egipcios obtenían el Ka a través del faraón y era el Ka el que participa en el veredicto del juicio de Osiris.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.