Fermentación

La fermentación hace referencia a un proceso químico de oxidación que no se termina de completar. Lo que caracteriza a este proceso es que para poder darse no necesita que el oxígeno forme parte del mismo. El resultado de la fermentación es una sustancia orgánica que es un derivado del ingrediente inicial oxidado.

Se le atribuye a Louis Pasteur, un químico francés, el descubrimiento de la fermentación. Pasteur describió a este proceso como La vie sans l’air (La vida sin aire) haciendo alusión a que el mismo puede realizarse sin oxígeno. En cambio actúan en este proceso distintos microorganismos como bacterias, levaduras, ciertos metazoos y protistas.

Científicamente este proceso se incluye dentro de la categoría de catabólicos donde las moléculas complejas se transforman en otras más sencillas. Otra cosa que caracteriza al proceso de fermentación es que generan energía química del tipo llamado ATP. El proceso que se lleva a cabo en la fermentación es de glucólisis, rompiendo la molécula de glucosa para producir ácido pirúvico.

La fermentación es un proceso químico de oxidación incompleto.

Quizás por la falta de oxígeno la fermentación no es el mejor método para obtener energía. Solo se obtienen dos moléculas de energía a partir de cada molécula de glucosa que se reduce. Aún así es un proceso complementario para obtener energía en aquellos casos donde el oxígeno escasea.

Debido a que la fermentación no precisa oxígeno para llevarse a cabo se termina usando alguna sustancia orgánica. Dicha sustancia se termina reduciendo durante la oxidación y de ella se obtiene un derivado oxidado de la sustancia inicial. Existen distintos tipos de fermentación de acuerdo al resultado que se obtiene al final de este proceso.

Entre los tipos de fermentación que existen según el resultado obtenido al final del proceso se pueden enumerar los siguientes: La fermentación acética, la alcohólica, la butanodiólica, la butírica, la de tipo láctica y la propiónica. El proceso de fermentación se puede llevar a cabo con diferentes fines y objetivos como elaborar bebidas alcohólicas y ciertos alimentos.

Tipos y usos de la fermentación

En el caso de la fermentación acética se trata de la efectuada por bacterias del tipo Acetobacter. Estas bacterias transforman el alcohol etílico en ácido acético, mejor conocido como vinagre. La fermentación alcohólica se realiza con levaduras que producen alcohol etanol, ATP y dióxido de carbono desde ciertos azúcares y se emplea en la producción de bebidas alcohólicas.

La fermentación butanodiólica se realiza con enterobacterias que producen un tipo de alcohol incoloro y de consistencia viscosa. Por su parte, la fermentación butírica convierte la glucosa en ácido butírico y gas gracias a la intervención de bacterias Clostridium y lactosa. La fermentación láctica se produce con bacterias lácticas o la realizan las células musculares de los animales oxidando parcialmente la glucosa.

Por último, la fermentación propiónica se lleva a cabo con ácido acético, succínico y dióxido de carbono. El resultado de esta fermentación es una sustancia de olor acre y corrosiva denominada ácido propiónico. Los usos más comunes de la fermentación se realizan para elaborar quesos, por ejemplo, o bien bebidas alcohólicas como cerveza y vino.

Formato para citar (APA)

“Fermentación” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/fermentacion/ [Consultado: ].

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *