Saltar al contenido

Minotauro

El minotauro era un monstruo de cuerpo humano con cabeza de toro que forma parte de la mitología griega. Este monstruo mitológico era hijo de Pasífae y un toro blanco enviado por Poseidón. El nombre de esta criatura significa “toro de Minos” y fue encerrado por el propio Minos en el Laberinto.

La historia del Minotauro surge cuando Poseidón le envía a Minos, el rey de Creta, un toro blanco para que sacrifique. Minos termina ignorando los deseos de Poseidón y no sacrifica al animal, por ello recibe un castigo. Castigo que consistió en que su esposa, Pasífae, engendrara un monstruo con el animal que debían sacrificar.

Cuando nace el Minotauro deciden ocultarlo y por ello lo encierran en el laberinto que construyó Dédalo. El Minotauro permaneció en el laberinto asustando a la población lo que nadie se animaba a enfrentarlo. Cuando los atenienses asesinan al hijo de Minos por envidia, éste ataca Atenas con su ejército sorpresivamente y los vence.

El minotauro era una criatura mitológica con cuerpo humano y cabeza de toro.

Luego de ganar la guerra, las negociaciones de paz incluyen la condición de alimentar al Minotauro. De esta manera, los atenienses debían ofrecer a siete jóvenes y siete doncellas como sacrificio cada pocos años. Este sacrificio para el Minotauro iba a estar vigente hasta que alguien fuera capaz de vencer al monstruo.

Por lo que Atenas cumplió con la parte del acuerdo entregando jóvenes como tributo al Minotauro durante tres años. Aunque el Minotauro también se alimentaba de aquellos incautos que quedaban atrapados en el laberinto. Hasta que el hijo del rey de Atenas, Teseo con la ayuda de la hija de Minos, Ariadna, se guían con un hilo por el laberinto y logran matar al Minotauro.

En este mito, la figura del Minotauro es un símbolo para todo lo negativo de la naturaleza humana. De esta forma, el minotauro representaba los crímenes, los deseos irracionales y los peores vicios del hombre. El minotauro era el símbolo del lado oscuro, la sombra que todos escondemos, a veces de nosotros mismos.

¿Qué representa el minotauro en la mitología griega?

Tal como hemos mencionado, el minotauro representa la sombra que mantenemos oculta y no dejamos que nadie vea. Así como el minotauro permanece cautivo en el laberinto, el ser humano esconde su lado oscuro para que nadie lo pueda ver. A veces escondemos nuestro lado sombrío de nosotros mismos, encerrándolo dentro de nuestra conciencia.

Aprender a reconocer y aceptar que tenemos ese lado más instintivo, feroz y primitivo es un avance. Y aunque a veces lo mantenemos oculto debido a las normas de la sociedad, lo importante es aprender a controlarlo. Conocer el potencial de nuestro lado instintivo, saber dominarlo y utilizarlo sabiamente.

Esto es importante para crecer como personas, hacer una autocrítica constructiva y abrazar nuestra sombra. Resulta mucho más aconsejable y sano para nosotros aceptar y controlar nuestro lado impulsivo en lugar de negarlo. El hilo de Ariadna que usa Teseo para guiarse en el laberinto es otra metáfora sobre nuestra capacidad de seguir el camino correcto y vencer nuestros demonios.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.