Saltar al contenido

Estructurado

La palabra estructurado se trata de un adjetivo utilizado para describir algo que cuenta con una estructura determinada. En este sentido, se refiere a que ese algo tiene una firmeza notable, cuenta con un apoyo fijo. De esta manera, el adjetivo estructurado se puede emplear para describir tanto cosas concretas como simbólicas.

Como tal, el adjetivo estructurado también puede definir a una persona pero no necesariamente de forma positiva. En estos casos, las personas que son muy estructuradas no suelen adaptarse muy bien a los cambios. Esto quiere decir que son personas muy estrictas y rígidas acostumbradas a una rutina o forma de actuar específica.

Entonces, podemos decir que algo es estructurado cuando presenta solidez o firmeza en su composición. Cuando trasladamos este adjetivo a las personas también señala una forma de ser firme e incluso rígida. Lo que quiere decir que a esta persona le cuesta salirse de sus estructuras acostumbradas para adaptarse a otras novedosas.

La palabra estructurado describe algo que tiene una estructura sólida.

El carácter negativo de este adjetivo relacionado con las personas tiene que ver con los cambios típicos de la vida social. En este sentido, al vivir en una sociedad debemos ser capaces de adaptarnos, actualizar nuestras costumbres. Esto se debe a que las costumbres y reglas pueden ir mutando con el tiempo y nosotros deberíamos adaptarnos a ese ritmo.

Un claro ejemplo de alguien estructurado es aquella persona que se apega a rajatabla a su rutina. En este sentido, las personas tienen horarios fijos para realizar todas las actividades que consumen su día a día. Si algo se sale de su planificación pueden llegar a perder el eje ya que se sienten cómodos en su rutina.

Y aunque este adjetivo resulta negativo en las personas, en ciertos aspectos se lo aprecia como característica de las cosas. Por ejemplo, una construcción debe y tiene que estar bien estructurada para ser segura y habitable. De lo contrario, dicha construcción corre peligro de desestabilizarse o venirse abajo poniendo en riesgo a quienes lo habitan.

Características de la personalidad estructurada

La psicología define a esta personalidad como aquella en la que se establecen estructuras mentales cerradas y/o rígidas. Esto provoca que esa persona tenga dificultad a la hora de adaptarse a los cambios o situaciones nuevas. Estas situaciones son aún más difíciles si los cambios se contradicen u oponen a su forma de actuar o pensar.

Como a estas personas les cuesta adaptarse a diferentes situaciones de la vida en sociedad suelen optar por aislarse. Debido a su forma de ser, alguien con una personalidad estructurada no tolera ni sabe cómo aceptar los cambios. Para ellos, estas situaciones se presentan como algo desestabilizador de la rutina o cotidianeidad donde se sienten seguros.

Así, suelen temerle a los cambios que, cuando suceden, pueden llegar a provocarles mucho estrés. Estas personas también se caracterizan por ser autoexigentes, ordenadas, perfeccionistas, prudentes y muy responsables. También pueden ser un poco antisociales en el sentido de no interesarse en los demás o no saber cómo interactuar con ellos.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.