Saltar al contenido

Gastos de operación

Los gastos de operación incluyen todo tipo de desembolso vinculado a la actividad administrativa y comercial de una empresa. A este respecto, cabe mencionar que la actividad de una empresa conlleva toda una serie de gastos. Además, los gastos de operación se pueden clasificar entre gastos administrativos y gastos de venta.

En el caso de los gastos administrativos, estos abarcan el pago de alquileres, servicios, equipos y suministros de oficina, entre otros. Por su parte, los gastos de venta se refieren a los pagos que se hacen a la hora de vender los productos o servicios. De esta manera, algunos gastos de venta incluyen las comisiones para los vendedores, la publicidad, salarios y todo lo referido a la logística y transporte.

Habiendo clasificado los gastos de operación que tiene una empresa, vale aclarar la utilidad de estos. En primer lugar, estos gastos operativos sirven para conocer el estado contable de la empresa. Además, conocer y registrar estos gastos sirve a la hora de preparar el presupuesto para el año siguiente.

Los gastos de operación incluyen aquellos gastos vinculados a la actividad administrativa de una empresa.

Relacionado a esto último es que los gastos de operación cobran gran importancia. Cuando las empresas deben elaborar un presupuesto tienen que contemplar una serie de aspectos y gastos posibles. Entre ellos se cuentan los costos de la materia prima, los gastos de operación y producción, la mano de obra y las ventas.

Por eso, a la hora de estimar los gastos de operación en el presupuesto se tienen en cuenta los gastos previos. Cabe señalar que no se deben confundir los gastos de operación con los de producción porque se refieren a diferentes áreas de la actividad empresarial. Con respecto a los gastos de venta, en el presupuesto se suelen contemplar todos aquellos que permanecen fijos en la actividad.

Pero también se deben contemplar aquellos gastos de venta que son variables, que dependen de las ventas. Si se realizan mayores partidas de productos se deben considerar más gastos que cubran esas ventas. Algunos gastos de venta variable entonces son las comisiones para los vendedores o los materiales que se usan para empaquetar los productos, por ejemplo.

Tipos de gastos

Tal como hemos mencionado, los gastos operativos se cuentan entre los principales gastos de una empresa. En este sentido, son los gastos operativos los primeros que figuran en un estado de ganancias y pérdidas. El saldo restante de esos dos, una vez que se deducen los gastos operativos de los ingresos brutos, es lo que se denomina ingreso operativo.

Si bien ya mencionamos que estos gastos se clasifican en administrativos y de venta, se pueden mencionar otras categorías. En primer lugar están los gastos generales que se refieren a los costos de los productos que se venden. Mientras que si la empresa ofrece servicios, el costo por los mismos se denomina costos de ingresos.

Además de los gastos operativos, las empresas también cuentan con gastos no operativos. Estos gastos no tienen que ver con la actividad operativa principal de la empresa y suelen incluir cuestiones como: impuestos, intereses, reducciones de inventario, costos de reestructuración, entre otros.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.