Fomus bonis iuris

La expresión en latín fumus bonis iuris se traduce a nuestro idioma como humo de buen derecho. Como tal, esta expresión hace referencia al aspecto, la apariencia o cara externa del derecho. Es lo que se considera como el buen derecho, cuando la investigación de un delito cuenta con todas las probabilidades de probar la participación del imputado.

Esta premisa del derecho cuenta con una serie de elementos que apelan a la convicción. Es decir, buscan la forma de comprometer al imputado la responsabilidad penal por el delito que se juzga. El objetivo se encuentra en hallar culpable al imputado y sea condenado penalmente con privación de su libertad por un período de tiempo acorde al delito en cuestión.

La expresión que nos atañe se suele traducir también como la verosimilitud del derecho invocado. Esta forma y el periculum in mora, o peligro en la demora, obran como las condiciones para obtener una medida cautelar. Esta medida cautelar se ejecuta durante juicio y puede tener distintas características de acuerdo al tipo de proceso en curso.

Fumus bonis iuris es una expresión jurídica que señala el aspecto del derecho.

En caso de que no haya ni fomus bonis iuris ni periculum in mora resulta imposible aplicar dicha medida cautelar. Esto se debe a que no existe legalidad para proceder o incluso no hay necesidad de hacerlo. El fumus bonis iuris es el requisito principal que debe haber en un caso para que el juez a cargo dicte la medida cautelar.

Generalmente, este requisito se basa en un razonamiento o juicio por parte del órgano jurisdiccional que se encuentra a cargo. Para ello tiene en cuenta las probabilidades sólidas de beneficiarse que tiene el solicitante ante esta resolución judicial. Por ello se dice que se trata de un juicio subjetivo que realiza el juez ante la apariencia y existencia de intereses sumarios y tutelados por el derecho.

Esta expresión se refiere a la facultad discrecional y a esa valoración subjetiva que hace el juez sobre el aspecto de un caso. Para esto tiene en cuenta las chances de que se encuentren pruebas suficientes para el enjuiciamiento en cuestión. Es lo primero que hay que verificar en caso de dictar la protección cautelar al hacer referencia a la verosimilitud del derecho invocado.

Aspectos del fumus bonis iuris

El objetivo de este requisito legal consiste en proteger al demandante ante la conformidad a derecho que demuestra. Cuando se dictan medidas cautelares es necesario tener en cuenta que no son autónomas por sí mismas ni se tratan de un fin independiente del proceso. Lo que caracteriza a estas medidas cautelares es que están ligadas de forma indisoluble al buen resultado del procedimiento.

El principio de fumus bonis iuris se constituye como un requisito negativo dentro de las probabilidades de tener éxito en un juicio. Las medidas cautelares actúan como una especie de anticipación provisional ante una futura resolución favorable en el caso. Y como tal, esta medida requiere una justificación, aunque sea en apariencia, que la fundamente.

Formato para citar (APA)

“Fomus bonis iuris” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/fomus-bonis-iuris/ [Consultado: ].