Saltar al contenido

Proletariado

El concepto de proletariado hace referencia a la clase social conformada por los proletarios, es decir, la clase obrera. En la sociedad capitalista, el proletariado ocupa el peldaño más bajo y débil. Su posición es la más baja ya que no tiene ningún control en los medios de producción y distribución de los bienes.

Esta situación hace que el proletariado solo posea su capacidad de trabajo que vende a cambio de un salario. El concepto de proletariado se encuentra sumamente vinculado a la tradición marxista recuperada por los movimientos obreros. Esta se trata de una filosofía política y económica propuesta por el filósofo alemán Karl Marx.

A pesar de que este concepto se asocia al marxismo, se remonta a la época del Imperio Romano. Ya desde estos tiempos el peldaño inferior de la sociedad estaba ocupado por los proletarii. Este grupo social se caracterizaba por carecer de propiedades y su único aporte al imperio era su prole, es decir sus hijos, que se unían a los ejércitos imperiales.

El concepto de proletariado designa a la clase trabajadora del sistema capitalista.

Más tarde, durante la Edad Media se retomó la idea del proletario como el ciudadano de la más baja categoría social. Durante la Revolución Francesa pasó a designar a la clase trabajadora que ahora era consciente de su situación. Pero fue esa consciencia la que los ansiaba liberarse dándole incluso un sentido positivo al concepto.

Así fue como se incorporó este concepto a la jerga política de los movimientos políticos socialistas del siglo XIX. Hasta que Engels y Marx escribieron su Manifiesto comunista exponiendo su visión filosófica de la sociedad capitalista. Así, la interpretación marxista del modelo capitalista se basa principalmente en la diferencia entre clases sociales.

Según el marxismo, la diferencia entre las clases sociales radica en si poseen los medios de producción o no. De esta manera, la clase social que es dueña de las máquinas o los establecimientos industriales y demás medios de producción es la burguesía. Mientras que el proletariado conforma la clase social trabajadora que no posee ni controla la producción.

Aspectos y características del proletariado

Tal como hemos mencionado, el proletariado no posee ningún medio de producción por lo que ofrece su capacidad de trabajo. Con esto nos referimos a que ofrece su disponibilidad, fuerza física y tiempo a la burguesía dueña de los medios de producción. A cambio de su capacidad de trabajo, la burguesía les ofrece un pago, un salario por su trabajo.

Retomando las ideas marxistas, si bien el proletariado se considera como la clase más baja de este sistema, su trabajo es indispensable. Con esto queremos decir que la producción capitalista funciona gracias a su trabajo y solo recibe un salario por ello. No acceden a los mismos beneficios ni se llevan una recompensa como sucede con la burguesía.

El marxismo critica también que el trabajo del proletariado produce un número de bienes que le aporta gran capital a la burguesía. Pero esta solo recompensa al proletariado con un salario y se apropia de las ganancias reales obtenidas gracias al trabajo de los obreros. Por otro lado, la teoría marxista menciona que la historia avanza debido a la lucha de las clases por hacerse con el control de los medios de producción.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.