Saltar al contenido

Hegemonía

El término hegemonía se refiere a la supremacía que un estado o pueblo ejerce sobre algún otro. Aunque también puede referirse a la supremacía que ostenta una empresa, institución u organización sobre otras. De esta manera, la hegemonía se trata de una relación de dominio que ejerce una entidad sobre otros.

Cuando existe una hegemonía, la entidad que se encuentra en dicha posición dicta la norma sobre las demás. Esto quiere decir que la entidad hegemónica determina cómo se deben comportar, pensar, obrar o el camino que deben seguir. Por lo general, el concepto de hegemonía se utiliza sobre todo en los ámbitos de política, sociología e incluso en la crítica cultural.

Teniendo en cuenta lo que ya hemos señalado, no es de extrañar que una relación hegemónica sea desigual y vertical. Esto se debe a que quien se posiciona en el puesto hegemónico ejerce la autoridad o el poder sobre sus semejantes. Generalmente, quienes ocupan el lugar hegemónico se denominan hegemón, término griego que proviene de la jerga militar antigua.

La hegemonía describe una relación de dominio de un sujeto sobre sus semejantes.

En la Antigua Grecia, la jerga militar llamaba hegemón a quienes oficiaban como guías en el ejército. Pero este término deriva, a su vez, del verbo griego hegemoneúein que significa comandar, conducir o guiar. Pero el uso de la palabra hegemonía en materia de política internacional no se refiere al poderío militar.

Por el contrario, cuando hablamos de relaciones internacionales hegemónicas se trata más bien del dominio cultural y económico que tienen. En este sentido, la hegemonía se refiere más bien a cómo una nación impera o influye directamente sobre el destino de otras. Además, esta hegemonía se ejerce también con la intención de seguir ampliando o manteniendo el dominio actual.

Este tipo de relación claramente beneficia principalmente a quien tiene la posición hegemónica, al hegemón. Sobre todo porque los demás suelen someter su autonomía y hasta sus decisiones a los intereses y conveniencia del hegemón. Por eso, cuando se habla de hegemonía mundial describe la relación de dominio de una nación sobre las otras.

Tipos de hegemonía

Siguiendo con lo que mencionamos anteriormente, lo que caracteriza a la hegemonía mundial es que la supremacía del país hegemónico abarca a todo el planeta. Entonces, este tipo de hegemonía describe un poderío internacional que solo unos cuantos países han alcanzado a lo largo de la historia.

Por otra parte, este tipo de hegemonía no solo se traduce a nivel político, también lo hace a nivel cultural. Esto significa que las culturas de estos países hegemónicos se han vuelto sumamente influyentes en todo el mundo. Lo mismo sucede con sus economías al igual que su diplomacia e incluso su poderío militar para imponer su voluntad.

El concepto de hegemonía cultural, por otra parte, forma parte de la teoría sociológica de Gramsci. Este tipo de hegemonía se caracteriza por incidir sobre el sentido común de las personas. Así, la hegemonía cultural suele ser ejercida por una clase social dominante dentro de una sociedad a través de una serie de normas sociales y prácticas culturales.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *