Coito interrumpido

El coito interrumpido, del latín coitus interruptus, es un método anticonceptivo que consiste en eyacular fuera de los genitales femeninos. Tal como este concepto lo indica, el coito interrumpido es una práctica empleada durante las relaciones sexuales para evitar un embarazo. Al retirar el pene de la vagina se busca que el esperma no tenga contacto o ingrese en la vagina.

Aunque se lo considera como un método anticonceptivo, no es del todo eficaz y seguro para evitar embarazos. Decimos que no es eficaz porque el líquido preseminal puede contener esperma y no siempre se contiene la eyaculación hasta la interrupción. También cabe señalar que poder interrumpir el coito para no eyacular dentro de la vagina supone un fuerte autocontrol.

Además de no ser totalmente efectivo para evitar embarazos no deseados, este método supone no emplear ningún tipo de protección extra. En este sentido, el método del coito interrumpido no cuenta con ningún tipo de protección contra enfermedades de transmisión sexual. Por el momento solo los preservativos, los condones femeninos y las barreras bucales evitan la transmisión de ETS.

El coito interrumpido es un método anticonceptivo espontáneo.

Por lo general, el coito interrumpido se emplea como método anticonceptivo espontáneo cuando no se utiliza ningún otro. Esto quiere decir que se trata de un método natural que no supone gasto extra y de fácil uso. A diferencia de las pastillas u otros métodos anticonceptivos, el coito interrumpido no requiere recetas ni causa efectos secundarios.

A lo que podemos concluir que este método se utiliza principalmente cuando la pareja no quiere utilizar otros métodos anticonceptivos. Si bien esto resulta entendible, es importante contemplar los distintos riesgos de emplear este método anticonceptivo. Tal como dijimos, no protege de contraer infecciones venéreas, puede afectar el placer sexual y no garantiza evitar embarazos.

En este sentido, como su principal objetivo es evitar un embarazo, cabe mencionar que igual puede suceder. Esto quiere decir que las mujeres igual pueden quedar embarazadas aunque se haya realizado el coito interrumpido. Por eso hay que tener esto en cuenta y ser cuidadosos si lo que buscamos es evitar embarazos no deseados.

Consejos y precauciones

Hemos mencionado los riesgos y consideraciones a tener en cuenta al emplear este método anticonceptivo. Por eso también resulta interesante mencionar algunas recomendaciones para emplear este método correctamente. Durante el coito, el hombre debe estar atento al momento en que vaya a eyacular y debe retirar el pene de la vagina a tiempo.

Una vez fuera, es importante que descargue el esperma lo más lejos de los genitales femeninos posible. Si se desea retomar el coito luego de la eyaculación, el hombre debe orinar y limpiar bien el pene. Esto les asegura retirar cualquier resto de esperma que quedó de la eyaculación antes de retomar el coito.

Como depende en gran medida del control del hombre para aguantar y retirarse antes de eyacular, es recomendable considerar anticonceptivos de respaldo. Si la mujer no toma pastillas anticonceptivas puede considerar la pastilla del día después. Sin embargo, no se recomienda usar esta última como complemento frecuente por sus efectos secundarios.

Etiquetas:c

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *