Aborto y sus consecuencias

La palabra aborto hace referencia a la interrupción de un embarazo de forma accidental o voluntaria. Cuando una mujer se somete a un aborto voluntariamente puede ser porque se trata de un embarazo no deseado. Sin embargo, esto también puede suceder debido a condiciones que hacen peligrar la vida de la mujer y debe interrumpirse el embarazo.

Es importante considerar que el aborto supone la muerte del embrión que se encuentra creciendo en el vientre femenino. Existen numerosas razones para provocar un aborto, además de las antes mencionadas. Esto puede ocurrir normalmente por falta de educación sexual y/o en casos donde los métodos anticonceptivos no funcionaron.

Cuando el aborto es ocasionado porque se trata de un embarazo no deseado resulta cuestionable y debatible a nivel social. Entre las principales críticas al aborto se encuentran el factor ético y moral que supone acabar con la vida del embrión. En numerosos países el aborto es condenable aunque otros lo han aceptado y regulado legalmente.

El aborto es la interrupción de un embarazo de forma accidental o voluntaria.

También es importante señalar que, entre las razones para repudiar el aborto se encuentran las consecuencias que acarrea. Además de acabar con la vida del embrión en gestación, el aborto puede tener todo tipo de efectos en la madre. Entre los síntomas característicos de un aborto se encuentran dolor abdominal, sangrado vaginal anormal, infecciones, entre otros.

Ya mencionamos que el aborto puede tener numerosas causantes y también existen distintos tipos de abortos. Así, podemos mencionar el aborto espontáneo, el inducido, el aborto ético, el quirúrgico y el terapéutico. El primero es el que ocurre de forma natural ocasionando la interrupción accidental del embarazo.

En el caso del aborto inducido es cuando se produce una interrupción voluntaria del embarazo. El aborto ético resulta bastante frecuente y puede deberse a cuestiones económicas, familiares, personales o sociales. En cuanto al quirúrgico, sucede por intervención médica a través de una cirugía; mientras que el terapéutico se induce debido a razones médicas por posibles riesgos para la madre.

Causas y consecuencias

Antes mencionamos de forma general algunas posibles causas o razones que pueden llevar a un aborto. Entre las causas más frecuentes para un aborto se encuentran: los embarazos no deseados o no planificados, falta de educación sexual, infecciones o problemas hormonales. También puede deberse a la presencia de alguna enfermedad o traumatismo, adicciones, obesidad y en casos de violación.

Además de las causas ya mencionadas, someterse a un aborto puede deberse a causas personales, familiares o sociales. Cuando la madre no cuenta con los recursos necesarios para encargarse de esa vida, no cuenta con apoyo de su familia o la presionan para acabar con su embarazo. También debemos considerar que la interrupción o continuidad del embarazo es una decisión que debe tomar la mujer en dicha situación.

Algunas consecuencias o efectos contraproducentes de realizarse un aborto, según el método empleado o las complicaciones que surgen, son: Sufrir alguna infección, hemorragias, malestar, dolor abdominal, problemas de coagulación, que queden residuos en el útero o que este resulte perforado. También puede haber consecuencias psicológicas, complicaciones en futuros embarazos, infertilidad y hasta la muerte de la madre.

Etiquetas:a

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *