De Significados
Ecología

Lluvia ácida

La lluvia ácida es un fenómeno ambiental que se produce cuando se precipitan ácidos orgánicos de la atmósfera en lugar de agua. Se trata de un fenómeno bastante nocivo ocasionado por la reacción química entre óxidos gaseosos y vapor de agua presentes en la atmósfera y las nubes, respectivamente. La presencia de estos óxidos suponen una significativa contaminación atmosférica.

¿Por qué se produce la lluvia ácida?

El fenómeno de la lluvia ácida se produce debido a la reacción química que provocan compuestos como el dióxido de azufre y óxidos de nitrógeno. Cuando compuestos como estos se liberan al aire y alcanzan altos niveles en la atmósfera se mezclan con las demás sustancias conformando contaminantes ácidos. Estos contaminantes ácidos son los que terminan provocando lo que se conoce comúnmente como lluvia ácida.

Además, cabe señalar que esos compuestos químicos antes mencionados se disuelven con mucha facilidad en agua. Incluso los puede transportar el viento a otros lugares alejados de donde se liberaron. Por lo que ambos compuestos son capaces de recorrer distancias significativas y terminar convirtiéndose en rocío, lluvia o hasta niebla.

La lluvia ácida es un fenómeno ambiental altamente nocivo para el medio ambiente.

Causas de la lluvia ácida

Si bien hemos mencionado a grandes rasgos por qué se produce la lluvia ácida cabe mencionar las razones que la causan. Una de las principales causas por las que suele producirse la lluvia ácida son las actividades humanas. Con esto nos referimos a la contaminación que producen los seres humanos emitiendo diferentes sustancias químicas al aire.

La emisión de estas sustancias ha terminado modificando la combinación de los gases que se encuentran en la atmósfera. A este respecto, cabe mencionar que los principales productores de estos compuestos contaminantes son las centrales eléctricas y los combustibles fósiles. Las primeras emiten la mayoría del dióxido de azufre mientras que los segundos despiden óxidos de nitrógeno cuando se queman.

Por lo que podríamos decir que las principales razones por las que se emiten estos contaminantes es para generar energía eléctrica o combustibles. De esta manera, el uso continuo de combustibles y de energía eléctrica en nuestro día a día son los causantes de la lluvia ácida. Otra fuente de estos contaminantes suelen ser distintos aparatos de calefacción que liberan gases de este tipo al funcionar.

Las principales causas de la lluvia ácida se relaciona con la generación de energía eléctrica y el uso de combustibles fósiles.

Consecuencias y efectos de la lluvia ácida

Factores influyentes

Si bien hemos mencionado que la lluvia ácida se produce debido a los gases contaminantes que emiten las actividades humanas, las consecuencias pueden variar. Es decir, las consecuencias de este fenómeno dependen de una serie de factores tales como: las cargas básicas de contaminantes, el nivel de control en la emisión de contaminantes y las transformaciones químicas que desencadenan.

En cuanto a las consecuencias en el medio ambiente, estas también dependen en gran parte de la sensibilidad de los animales, los microorganismos y las plantas. A la vez resulta influyente las relaciones de estos seres con el ecosistema en el que habitan. También influyen las características climáticas y topográficas así como de las superficies acuáticas o terrestres.

Con respecto a esto último, cabe señalar que la existencia de contaminantes en el medio ambiente pueden influir en el comportamiento y la presencia de diferentes animales y plantas. Por otra parte, los efectos de la lluvia ácida pueden medirse en base a una escala de dos componentes, local o global.

En una escala local es lo que se conoce como microecológica y señala los efectos en el entorno inmediato a partir de diferentes fuentes contaminantes. Por su parte, la escala global también llamada regional o macroecológica afecta entornos más extensos. Además cabe señalar que los efectos de la lluvia ácida también dependen del ciclo hidrológico e incluso del viento.

Los principales efectos de la lluvia ácida tienen que ver con la acidificación de aguas y suelos.

Efectos directos

Ya que hemos señalado los factores y elementos que influyen en las consecuencias que tiene la lluvia ácida vale mencionar algunas consecuencias y efectos específicos. Por eso los efectos más directos y nocivos de este fenómeno ocurren en los bosques e incluso la acidificación de las aguas, suelos y aguas subterráneas, esto último afecta las fuentes de agua potable aptas para el consumo.

Otro efecto directo de la lluvia ácida consiste en que se activan los metales tóxicos, principalmente de aluminio y metales pesados. Por otra parte desciende el pH del agua y las plantas pierden parte de sus nutrientes ocasionando que se dañen sus raíces y se deterioren. También suele afectar a los animales y peces que habitan en el agua, daña los cultivos y deteriora las infraestructuras urbanas.

Como uno de los principales efectos de la lluvia ácida afecta a las fuentes acuáticas puede causar la muerte de anfibios, peces y plantas que habitan en ellas. Cuando mencionamos que deteriora las infraestructuras humanas puede afectar al patrimonio artístico, cultural e histórico de la humanidad. En este sentido, corroe elementos metálicos y el aspecto exterior de algunos monumentos y construcciones.

Tipos de lluvia ácida

A la lluvia ácida también se la conoce como depositación ácida y puede darse de dos maneras. Por un lado se produce como depositación seca o bien como depositación húmeda. La forma en que se presenta la lluvia ácida depende de las formas precursoras de la misma, ya sea gaseosa o en aerosol.

En su forma seca, la lluvia ácida suele presentarse generalmente a pocos kilómetros de la fuente de emisión. De esta manera, se trata de la forma en que estos gases vuelven al medio como aerosoles o en partículas que precipitan de forma seca. Este tipo de lluvia ácida se conforma también por partículas de polvo que se encuentran suspendidas en la atmósfera.

La precipitación húmeda, por su parte, es la más relevante y la que más se ha estudiado. Decimos que es la más relevante porque es la que ocasiona la acidificación en el medio ambiente. Este tipo de lluvia ácida se forma de la combinación de compuestos gaseosos con el vapor de agua, luz y oxígeno de la atmósfera.

Es en esa combinación donde se terminan creando los ácidos sulfúricos y nítricos que contiene la lluvia ácida. Una vez que tienen lugar estos procesos en la atmósfera pueden llegar a viajar por kilómetros hasta precipitarse de forma húmeda. Estos ácidos terminan depositándose en el terreno y en las fuentes acuáticas afectando a los animales, vegetales y el medio en su conjunto.

La lluvia ácida puede precipitarse en forma seca o bien húmeda.

Procesos de la lluvia ácida húmeda

Cabe señalar que las precipitaciones ácidas en forma húmeda suelen generarse en dos etapas. En primer lugar se encuentra la etapa fotoquímica que se da en una fase gaseosa donde se oxidan los compuestos por la radiación del sol y los agentes oxidantes atmosféricos.

Luego se encuentra la etapa catalítica que se produce en fase líquida y se da con la transformación en ácidos de los compuestos gaseosos. Esto se produce a través de una disolución acuosa ocasionada por una reacción con sales minerales que se encuentran en las gotas de agua. Algunos ácidos se neutralizan en la misma atmósfera por efecto del amoníaco pero lo demás aparece disuelto en las gotas de lluvia.

¿Cómo evitar la lluvia ácida?

Tal como hemos visto, la lluvia ácida es un fenómeno ambiental provocado por los contaminantes presentes en el medio ambiente. Una vez que reconocemos el problema podemos empezar a generar ciertas medidas para evitar o prevenir este fenómeno. Por ello resulta vital tomar conciencia sobre los efectos contaminantes que ocasionan ciertas actividades humanas.

Si bien los efectos contaminantes más nocivos se producen a nivel industrial, la quema de combustibles fósiles es otra causante. Por eso en un primer momento debemos establecer ciertas medidas para controlar o reducir los gases que liberamos a la atmósfera. A partir de esto podemos mencionar una serie de acciones que pueden ayudar a prevenir la lluvia ácida.

Cuando se detecta la presencia de lluvia ácida una forma de ayudar a prevenir la contaminación de las fuentes acuáticas es añadir compuestos alcalinos. Al agregar esto en lagos y ríos podemos ayudar a que el pH del agua se neutralice y no afecte el ecosistema acuático. Recordemos que los efectos de la lluvia ácida en las fuentes acuáticas es uno de los problemas más críticos de este fenómeno.

Una forma de evitar las lluvias ácidas es optar por fuentes de energía sustentable.

Una forma muy sencilla y a mano de todos para evitar la lluvia ácida es fomentar el transporte público. También se puede optar por otros medios ecológicos de transporte como bicicletas o vehículos eléctricos. Esto sirve para reducir el consumo de combustibles fósiles y los gases contaminantes que generan al quemarse. También se recomienda el uso de convertidores catalíticos para los vehículos que reducen el azufre de los combustibles.

Otra alternativa es emplear tecnologías verdes, sobre todo fuentes de energía renovable. Recordemos que las centrales eléctricas y la generación de energía eléctrica son una de las principales fuentes de contaminación que provocan las lluvias ácidas. Por ello se recomienda optar por energías verdes como la solar o la eólica para reducir la contaminación ambiental.

Una última forma de prevenir las lluvias ácidas se relaciona con los modelos industriales que se emplean. En este caso se recomienda un mayor control en la emisión de gases compuestos que terminan generando las lluvias. O bien se recomienda buscar alternativas que puedan neutralizar esos gases antes de ser liberados al ambiente.

Preguntas frecuentes

¿Qué es la lluvia ácida?

Se trata de un fenómeno ambiental que se produce cuando en lugar de agua llueven ácidos orgánicos. Este fenómeno ocurre debido a la contaminación presente en la atmósfera y es altamente nocivo para el medio ambiente.

¿Por qué se produce la lluvia ácida?

Se produce por la reacción química que se genera ante la presencia de compuestos en el aire que se terminan transformando en ácidos contaminantes en la atmósfera.

¿Qué causa la lluvia ácida?

La lluvia ácida es producto de contaminación que generan las actividades de los seres humanos. Las principales causas detrás de la lluvia ácida se relacionan con la generación de energía eléctrica y el uso de combustibles fósiles.

¿Qué consecuencias causa la lluvia ácida?

Las consecuencias de la lluvia ácida dependen de una serie de factores que influyen en sus efectos finales. Pero las principales causas de este fenómeno se relacionan con la acidificación del agua y el suelo. Esto a su vez puede afectar los ecosistemas y a los seres que allí habitan, también puede deteriorar las infraestructuras urbanas.

¿Cómo se puede evitar?

Para evitar o prevenir la lluvia ácida es importante concientizar acerca de la contaminación que genera el ser humano. Luego se pueden adoptar ciertas medidas para disminuir o neutralizar la contaminación que generamos optando por energías renovables, utilizando el transporte público y controlando los gases que se liberan a la atmósfera.

Formato para citar

"Lluvia ácida". En: De Significados. Disponible en: https://designificados.com/lluvia-acida/ Consultado: 21 de julio de 2024.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *