Método científico

El método científico es un método de investigación utilizado desde el siglo XVII con el objetivo de arribar al conocimiento dentro de las disciplinas científicas. Este método se encuentra fundamentalmente sostenido por la percepción y la medición, y responde a leyes de razonamiento que deben ser cumplidas al pie de la letra. De acuerdo con el Oxford English Dictionary, el método científico se define por la observación sistematizada, la medición, el análisis de datos y la elaboración de teorías, que pueden ser o no contrastadas.

Por método científico se puede entender al conjunto de prácticas que la comunidad científica emplea al momento de elaborar o corroborar una hipótesis. El mismo se halla compuesto por una serie de partes que necesitan ser respetadas al pie de la letra, ya que esto permitirá que los resultados a los que se arribe sean considerados como válidos. Las etapas del método científico son seis y pueden identificarse de la siguiente manera: observación, inducción, planteamiento de hipótesis, experimentación, comprobación y elaboración de una teoría.

microscope-385364_1920

Método científico

En primer lugar, la observación consiste en el estudio de los objetos a través de los sentidos, tal y como se presentan en la naturaleza; la inducción, por su parte, supone una abstracción de una particularidad importante de cada uno de los objetos estudiados; posteriormente, tendremos que plantear una hipótesis, que servirá para explicar el fenómeno estudiado y que podrá comprobarse o refutarse a través de la experimentación. De la conclusión de nuestros experimentos podremos extraer una teoría que podrá explicar todo lo realizado hasta el momento.

El método científico se diferencia de otros métodos por dos propiedades particulares. En primer lugar, esta metodología de investigación debe garantizar la reproductibilidad. Esto significa que todos los conocimientos considerados como científicos deben asegurar la posibilidad de ser repetidos exactamente de la misma forma, en cualquier momento y lugar, por algún miembro de la comunidad científica. Este requisito es clave para corroborar que las pruebas han sido planificadas en todas las etapas de la experimentación.

El segundo requisito propio de todo método científico es la refutabilidad. Esta propiedad indica que toda teoría que resulta de la aplicación de este método puede ser refutada o falseada, aunque no siempre sea necesario hacerlo. La forma más adecuada de llevar a cabo este falsacionismo es a través del mismo método, proponiendo una nueva teoría que contradiga a la anterior y que pueda ser luego reproducida. Esto no es otra cosa que el modus tollendo tollens que puede apreciarse dentro del método hipotético-deductivo.

Según palabras del químico estadounidense James B. Conant, no existe un único método científico dentro de la ciencia. Este supuesto método universal no es otra cosa que la aglomeración de distintas metodologías, tales como las estadísticas y las clasificaciones, que actúan en conjunto a la hora de arribar al conocimiento científico. Si bien estas técnicas son indiscutiblemente pertinentes al ámbito de la ciencia, las mismas se ajustan a un momento histórico determinado, por lo que es altamente probable que se vean modificadas en un futuro.

Formato para citar (APA)

“Método científico” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/metodo-cientifico/ [Consultado: ].