Depresión

Según lo define la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión es un trastorno mental que se evidencia por la presencia de tristeza, angustia, pérdida de placer, falta de interés, problemas de concentración y baja autoestima. De acuerdo a su duración, la depresión puede ser momentánea, desencadenada generalmente por un problema pasajero; o bien, puede volverse crónica, llegando a dificultar enormemente el desarrollo de las actividades cotidianas de quienes la padecen.

Etimológicamente, esta expresión deviene de la palabra latina “depressio” que significa “abatimiento”. Así es como puede definirse el estado de ánimo de un individuo que sufre de este trastorno, pues manifiesta un sentimiento de infelicidad y culpabilidad conjuntas que le impiden disfrutar de los acontecimientos de la vida diaria. En algunos casos, esto puede ir acompañado de ansiedad.

despair-513529_1280Depresión

Para que un paciente pueda ser diagnosticado con esta enfermedad, el profesional de la salud debe poner atención a la manifestación de un conjunto de síntomas, tales como tristeza recurrente, decaimiento, irritabilidad, frustración, pérdida o aumento del apetito, dificultad al hablar, disminución del deseo sexual y del rendimiento laboral o académico. Cabe destacar que estos síntomas pueden hallarse en la persona aunque sus causas le sean completamente desconocidas.

Numerosos profesionales han trabajado sobre los factores que dan origen a la depresión llegando a definirla como un trastorno multifactorial, ya que puede devenir de causas tanto ambientales, biológicas o psicosociales. Dentro de las primeras, se pueden destacar la alimentación deficiente, el tabaquismo, la obesidad, la falta de actividad física, las intolerancias intestinales, las enfermedades periodontales y, fundamentalmente, la ausencia de vitamina D.

Por otra parte, entre los factores psicosociales se pueden distinguir dos subtipos: aquellos vinculados al mundo externo y los que refieren a cuestiones individuales. Entre los primeros se está aludiendo a situaciones del contexto social, tales como las malas noticias, la presencia de un asesinato, la vivencia de un robo o la contemplación de una injusticia; mientras que dentro de los segundos ubicamos a los procesos más complejos como la personalidad, la visión del mundo de cada sujeto o la mala elaboración de un duelo tras la muerte de un ser querido.

No obstante, una explicación biológica reciente indica que la depresión se asocia con cambios en el cerebro y en la neurotransmisión del sistema nervioso central, efectuados mediante mecanismos neuroendocrinos, inflamatorios e inmunológicos. Numerosas pruebas demuestran que la depresión está asociada con una respuesta inflamatoria crónica de bajo grado, el aumento del estrés oxidativo y la aparición de respuestas autoinmunes.

La depresión puede ocasionar consecuencias sociales, psicológicas y laborales graves, pues la falta de interés en uno mismo no sólo produce tristeza y repercute sobre el aspecto físico y la imagen de sí mismo que el individuo da a los demás, sino que además provoca una baja en la productividad que puede perjudicar a quienes lo rodean o trabajan con él. Es por esta razón que la visita al médico es fundamental, ya que se trata de una enfermedad que puede curarse por vía psicoterapéutica o farmacológica.

Sinónimos de depresión

abatimiento, decaimiento, tristeza

Antónimos de depresión

alegría, euforia, satisfacción