Decepción

La decepción describe un sentimiento de pesar generado por algún tipo de desengaño. También hace referencia a un estado de ánimo relacionado con la insatisfacción que sentimos cuando algo que esperábamos no ocurre o lo hace de otra forma a la esperada. Este sentimiento se asocia con la frustración, el desencanto y la desilusión por cosas que no son como deseábamos.

Como tal, el sentimiento de decepción no solo puede ser ocasionado por situaciones, también puede causarlo una persona o sus acciones. Es importante reconocer que somos humanos, no somos perfectos y en ocasiones nos equivocamos. Pero también cabe señalar que solemos desear o pensar cómo queremos que sucedan ciertas cosas, cómo esperamos que sean los demás y no siempre concuerdan con nuestras expectativas.

Podría decirse que la decepción es la reacción anímica y emocional que desarrollamos ante el fracaso que nos genera alguna cosa. Por ejemplo, cuando los niños no se comportan adecuadamente o cumplen las expectativas de sus padres estos pueden sentir decepción. Aunque en primera instancia suena un poco fuerte, es un sentimiento de desencanto bastante recurrente.

La decepción es un sentimiento de desencanto por algo que no se cumplió.

La decepción es considerada como uno de los sentimientos negativos que podemos llegar a experimentar. Por lo general, este sentimiento se presenta cuando no ocurre lo que esperábamos, perdemos algo o a alguien o bien sufrimos una traición. En el caso de esta última la traición puede ser tanto amorosa como en cualquier otro tipo de relación.

Existen diferentes tipos de decepciones que se podrían clasificar en cierta forma a partir de lo que las origina. Entre ellas se encuentran las decepciones amorosas que pueden ser ocasionadas por diversas razones dentro de relaciones amorosas. Así podemos experimentar decepción amorosa por expectativas no cumplidas, mentiras, traiciones y rupturas.

Más allá de las razones que pueden ocasionarnos algún tipo de decepción, este sentimiento puede desencadenar otras emociones similares. Dependiendo cada caso en particular puede llegar a ocurrir que la decepción que sufrimos nos genera: Sentimientos de angustia, estrés cuando algo que planeamos no se da en la forma que esperábamos, por ejemplo, y hasta depresión.

Aspectos de la decepción y ejemplos de uso

Antes mencionamos que la decepción puede llegar a ocasionar otros sentimientos similares. La forma en que cada persona experimenta y maneja la decepción es diferente, algunos deciden afrontarlo con positivismo, superarla y aprender de ello. Otras personas pueden ser más pesimistas al respecto y llegar a hundirse en casos así, experimentando frustración e incluso depresión.

Para evitar caer en nuevas situaciones de decepción que nos frustren o atropellen nuestro ánimo es importante actuar a conciencia. Siempre que tengamos la oportunidad de manejar algunas cuestiones es importante ser realista y conocer nuestras habilidades y limitaciones. Algunas situaciones pueden fracasar por un mal cálculo en su planificación, aunque existan otros factores influyentes.

Los siguientes son algunos ejemplos de uso de la palabra decepción:

  • “Mi mamá me encontró fumando a escondidas, tenía una expresión de decepción tremenda en el rostro”.
  • “La reunión del trabajo fue toda una decepción, nadie dio con una solución para el problema del cliente”.

Sinónimos de decepción

desencanto, desengaño, desilusión, frustración

Formato para citar (APA)

“Decepción” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/decepcion/ [Consultado: ].