Saltar al contenido

Cronopio

La palabra cronopio tiene dos significados muy extendidos. Por un lado se suele utilizar para referirse a una obra literaria del escritor argentino Julio Cortázar, y por otro para hablar de un animal prehistórico que vivió hace millones de años.

En cuanto animal, el cronopio es un mamífero que ya se ha extinguido y vivió en territorio del actual continente de América del Sur durante el período cretácico. Los restos de estos animales fueron encontrado en los alrededores del Río Negro en la Patagonia argentina. El nombre cronopio fue elegido por Guillermo Rougier, Sebastián Apesteguía y Leandro Gaetano, quienes lo decidieron en honor a las criaturas llamadas cronopios de la obra de Julio Cortázar.

cronopio

Cronopio

El nombre científico completo de este mamífero prehistórico es Cronopio dentiacutus ya que posee unos dientes muy afilados que lo diferenciaban de otros mamíferos de la región. De acuerdo a la descripción del antropólogo Guillermo Rougier, el animal tendría una forma similar al de la criatura Scrat de la película animada “La era de hielo”, la ardilla que aparece en toda la saga intentando atrapar una enorme bellota y que, técnicamente, ocasiona grandes problemas para todo el resto de los personajes a lo largo de las cintas.

Por otro lado, el término cronopio utilizado por Julio Cortázar en “Historias de Cronopios y de Famas” hace alusión a seres verdes y húmedos. La primera vez que el escritor surrealista utilizó el término lo hizo para referirse al músico Louis Armstrong. Era 1952 y antes de entrar a un concierto, Cortázar explicó que veía al músico como un “enormísimo cronopio”.

Ante la perplejidad de los periodistas, Cortázar explicó que se le había ocurrido la palabra un rato antes mientras miraba unos pequeños globos verdes que flotaban a lo largo del teatro, que en esos momentos se encontraba vacío. El término no está relacionado con el tiempo, y cuando ahondó en él durante sus escritos definió a los cronopios como entidades verdes y húmedas.

Siguiendo con la definición del escritor, los cronopios son ingenuos, idealistas, sensibles y desordenados, pero a la vez seres muy poco convencionales. La contracara de los cronopios son los seres llamados famas. Estos son rígidos y sentenciosos. Por último, en el mundo surrealista que describe el autor, están las esperanzas. Unas criaturas sencillas, aburridas, con poca energía y bastante ignorantes.

A través de su libro, Cortázar habla sobre los seres humanos, sobre aquellos que parecen locos, los que no tienen miedo, y también sobre los que se conforman, los que viven juzgando al otro o prefieren ser guiados por alguien que sabe más. Las famas son las que mantienen el orden del mundo, y las esperanzas se dejan llevar tanto por los cronopios como por las famas y así viven sus vidas a medias. Sin embargo, el mismo autor dijo que es imposible identificar quién es quién, ya que ni siquiera él puede dar cuenta claramente de lo que hizo con su taxonomía sobre los seres humanos.

Etiquetas:

1 comentario en «Cronopio»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *