Comida chatarra

«Comida chatarra» es un término que se utiliza en los países de México, Chile, Colombia, Perú, Argentina, Ecuador, Uruguay y Venezuela para referirse al concepto anglosajón de junk food, es decir, un conjunto de alimentos reconocidos por su alto contenido de grasas, sal, azúcares y condimentos. Estos productos son potenciadores del hambre y la sed en el organismo, por lo que resultan una excelente estrategia de ventas para las multinacionales dedicadas a la fabricación y venta de esta clase de alimentos manufacturados.

Si bien es sabido que el abuso de cualquier alimento provoca consecuencias negativas a largo plazo en el individuo, lo que se conoce bajo el nombre de comida chatarra lo logra con mayor facilidad y en menor tiempo. Esto se debe a que estos productos poseen numerosos elementos químicos que resultan nocivos para la salud. Dentro de ellos, podemos encontrar al glutamato monosódico, poderoso potenciador del sabor, y a la tartracina, un eficiente colorante alimenticio. Si a esto le añadimos la facilidad y la rapidez con la que pueden consumirse, el resultado puede ser peligroso.

burger-987255_1920

Comida chatarra

Más allá de que la comida chatarra aporte elevados niveles de sal y azúcares, se ha logrado determinado que algunos individuos son mucho más propensos que otros a sufrir de sus efectos negativos. En efecto, el consumo desmedido de estos productos puede provocar severos problemas en personas con enfermedades previas, así como también, suele vinculárselo con algunos trastornos, tales como la diabetes tipo II, los problemas cardíacos, las caries y la celulitis. Sin embargo, si su ingesta se combina con una dieta equilibrada, estos inconvenientes pueden evitarse.

Esta clase de alimentos ha surgido a mediados del siglo pasado, siendo el resultado de un interesante entrecruzamiento de datos socioculturales asociados con la modernización, la globalización y el avance tecnológico. Asimismo, numerosas investigaciones sociológicas han demostrado que ciertas características culturales y políticas influyen fuertemente en la forma de alimentarse de una población, por lo que puede entenderse cómo la obesidad infantil se ha incrementado a un nivel desmedido en algunos países de renta alta como los Estados Unidos.

A pesar de todo lo dicho anteriormente, no se puede afirmar con seguridad que la comida chatarra es la principal causante de la obesidad en niños, no obstante, es uno de los principales factores. En efecto, la ingesta de comida basura asociada a los malos hábitos nutricionales es un combo peligroso para la salud de los más pequeños. Sin embargo, si se termina de completar esta situación con el sedentarismo, cada vez más frecuente entre los niños a causa de los nuevos entretenimientos tecnológicos, la obesidad es casi inevitable.

Por último, es importante destacar otro factor que permite establecer una relación entre la comida chatarra y la obesidad infantil: estamos hablando del carácter psicológico de cada individuo. En este sentido, frente a los trastornos emocionales de la vida moderna infantil, los problemas alimenticios pueden ser una respuesta para determinadas situaciones afectivas. Esta circunstancia acarrea una serie de trastornos nutricionales, ya que, gracias a la ayuda de las campañas publicitarias, muchos niños ven en la comida chatarra un sinónimo de felicidad.

Sinónimos de comida chatarra

comida basura, comida rápida, frituras

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.